19 de agosto de 2019
  • Domingo, 18 de Agosto
  • Sábado, 17 de Agosto
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 29 de noviembre de 2008

    La Policía Municipal de Pamplona destaca la "colaboración" que mantienen con el colectivo de porteros de los locales

    Cada noche de sábado, los agentes realizan 40 ó 50 intervenciones y una media docena de ellas están relacionadas con peleas en locales

    PAMPLONA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La Policía Municipal destacó esta semana la colaboración que mantienen en Pamplona con el colectivo de porteros de locales de ocio, ya que son éstos lo que en muchos casos avisan a los agentes para que intervengan cuando se produce algún incidente o pelea.

    La figura de los porteros, cuestionada tras el fallecimiento la semana pasada en Madrid de un joven de 18 años presuntamente por la agresión de tres porteros de una discoteca, no está sin embargo regulada en Navarra, al igual que en la mayoría de las comunidades autónomas españolas.

    Sin una norma específica, no es obligatorio que los porteros sean vigilantes de seguridad ni tienen reguladas por tanto sus funciones, según explicaron a Europa Press fuentes de la Brigada de Intervención de la Policía Municipal de Pamplona.

    De esta forma, y aunque los agentes no pueden controlar cómo actúan estos porteros, sí tienen establecido con ellos un protocolo de actuación y la colaboración que mantiene "es buena" y los problemas "muy poco comunes".

    De hecho, son precisamente los porteros los que se encargan, "en muchas ocasiones", de avisar por teléfono a la Policía Municipal para que se acerque al local, "porque se ha producido una pelea, han encontrado algún arma o porque han dado con algún carné falso de algún menor que ha intentado modificarlo para entrar en el local".

    Son precisamente los agentes, distribuidos por patrullas y zonas, los que se acercan a los porteros de los locales para pedirles esta colaboración "y que avisen a la patrulla correspondiente en cuanto se produzca cualquier tipo de problema en su local", destacaron desde la Policía Municipal.

    MEDIO CENTENAR DE INTERVENCIONES

    Aunque los datos exactos son difíciles de cuantificar por la variada tipología de sucesos, cada noche de sábado en Pamplona la Policía Municipal suele realizar unas 40 ó 50 intervenciones y una media docena de ellas están relacionadas con agresiones o peleas en las inmediaciones de los locales de ocio, tanto bares como discotecas.

    Los días más problemáticos son, "sin duda", los sábados, aunque también los viernes y desde hace tiempo los 'jueves universitarios'. Las zonas son "muy diversas", aunque destaca la avenida Bayona, ya que cuenta con dos discotecas que cierran a las 6.30 horas de la mañana; la Travesía Bayona; algunas traseras de la misma zona o en los alrededores de la calle Río Urrobi.

    En cuanto al balance general de los últimos años, la Policía Municipal ha apreciado un aumentado de las intervenciones desde hace dos años, "aunque los datos no son para asustarse".

    También han aumentado la armas decomisadas "debido a que en los últimos tiempos se ha establecido la tolerancia cero con esta actividad y los agentes ahora inciden más en no permitir armas en la calle". Del total de las armas incautadas, la gran mayoría son blancas. Además, también se procede a decomisar y denunciar al dueño de un cúter, "aunque no esté catalogado como arma pero sí si se utiliza para acceder a un local de ocio".

    PROTOCOLO A SEGUIR EN PELEAS

    El protocolo a seguir por Policía Municipal en una intervención por una pelea, en primer lugar, es comprobar la veracidad de la llamada y mandar un primer dispositivo para ver qué es lo que ocurre realmente. La identidad de la persona que llama por teléfono "siempre es muy diversa" y va desde un vecino que se queja por el ruido, miembros del propio establecimiento o incluso la persona que se ha sentido o ha sido agredida.

    Si una vez en el lugar de los hechos se estima que es necesario apoyo de más patrullas, los agentes proceden a solicitarla. En cualquier, caso se procede a continuación a intentar identificar tanto al agresor como a la persona agredida y se comprueba si se trata de un delito o una falta "porque de eso dependerá si se procede o no a la detención".

    Por último, se "invita" a las personas agredidas a poner una denuncia y se les deriva, si ellos quieren, a un centro hospitalario, para poder tramitar la denuncia con el parte de lesiones.

    Asimismo, también se producen intervenciones sin necesidad de atender una llamada telefónica, sino desde las propias patrullas, que están distribuidas por zonas durante las noches del fin de semana y que controlan de esta forma también el cumplimiento del horario de cierre de los locales.

    La tipología de las intervenciones es muy variada, y va desde vandalismo, problemas de drogas, ruidos, peleas, accidentes de coches, recogida de animales perdidos, problemas en ascensores, con pancartas, en bajeras o agresiones en el ámbito familiar.