18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 14 de marzo de 2009

    El PSN exige a la consejera María Kutz compromisos en materia de salud mental para los próximos años

    PAMPLONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El PSN ha exigido al departamento de Salud del Gobierno de Navarra que se comprometa "de una vez y firmemente con la mejora de las necesidades en materia de salud mental, dejando de lado las buenas palabras y buenas intenciones que no solucionan los problemas en este importante campo sanitario".

    En un comunicado, el PSN anunció la presentación de una moción en el Parlamento de Navarra, que se deriva de la interpelación que la portavoz de salud planteó el pasado jueves al departamento que dirige María Kutz para conocer y debatir sobre la política general que en materia de salud mental se está aplicando en Navarra.

    La moción será tramitada para su posterior debate en la Mesa y Junta de Portavoces de este lunes, y será incluida en el próximo pleno del Parlamento que se celebrará los días 26 y 27 de marzo.

    La portavoz del PSN-PSOE en la comisión de Salud, María Chivite, subrayó que "Navarra no puede esperar más tiempo en materia de salud mental porque ya ha llegado el momento de llevar a cabo el Plan Integral de Salud Mental con sus correspondientes dotaciones presupuestarias".

    Chivite recordó que "Navarra cuenta con un plan foral de salud mental que data de 1986, es decir, que tiene más de veinte años, por lo que es conveniente plantear a través de un plan nuevas estrategias en este campo para el futuro, teniendo en cuenta los cambios conceptuales y técnicos habidos en materia de salud mental durante las últimas décadas, que requieren sin duda una nueva visión y una nueva forma de organizar y prestar los servicios".

    María Chivite insistió en que "estamos hablando de un asunto importante y serio, y así debiera afrontar estos retos el departamento que dirige Kutz, ya que una de cada cuatro personas sufre algún tipo de trastorno mental por lo menos una vez en su vida".

    La moción plantea la elaboración de un Plan Integral de Salud Mental que contenga la materialización del Plan de Atención Infanto-Juvenil y del Plan Director del Centro Psicogeriátrico San Francisco Javier, con sus correspondientes dotaciones presupuestarias, así como la reorganización de los dispositivos de la red de salud mental, para que dependan de una única entidad de decisión, de cara a una mejor coordinación y optimización de los recursos.

    Para la portavoz socialista "es necesaria además una revisión del plan socio sanitario y su incardinación con la salud mental, ya que debemos adoptar un enfoque integrado frente a los retos que nos plantea la salud mental, porque es un asunto que nos afecta a todos, y es un factor que contribuye al bienestar, solidaridad y justicia social".

    La consejera Kutz y su equipo, añadió Chivite, "insisten en negar la evidencia de establecer nuevos objetivos y nuevos retos en materia de salud mental y se han instalado en la autocomplacencia, como lo hicieron anteriormente con otros problemas en la sanidad pública que denunciamos durante muchos años desde el Partido Socialista, como el de las listas de espera, y que ahora ni siquiera se atreven a poner en cuestión".

    María Chivite concluyó que "además estamos obligados a avanzar en mejoras en este campo de la salud mental por la firma de la Declaración Europea de Salud Mental de Helsinki en 2005 que supone un compromiso de priorizar las políticas de salud mental y también por los compromisos derivados de la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud de 2006".