18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    Rechazada una moción que instaba al Gobierno a atender las recomendaciones de la Carta de Lenguas Minoritarias

    PAMPLONA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El pleno del Parlamento de Navarra rechazó hoy una moción presentada por Nafarroa Bai en la que se instaba al Ejecutivo foral a tener en cuenta el informe emitido por el Comité de Ministros del Consejo de Europa en relación al cumplimiento por parte de España de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, "sobre todo la recomendación relativa al aumento de trabajadores vascohablantes en la Administración periférica del Estado". UPN, PSN y CDN votaron en contra, mientras que IUN se abstuvo.

    La resolución incluía un segundo punto en el que también se instaba al Gobierno de Navarra a que tomara en consideración la posibilidad de realizar un convenio con el Estado para hacer efectivo que "un porcentaje adecuado de trabajadores de la Administración periférica del Estado tengan conocimientos de euskera suficientes para utilizarlo como lengua de trabajo".

    La parlamentaria de Nafarroa Bai Paula Kasares explicó que la moción hacía referencia "al reducido porcentaje de trabajadores del Estado que prestando su servicio de Navarra están cualificados para atender en euskera". Según manifestó, estos trabajadores "no son competencia de este Parlamento", pero recalcó que "sí que nos compete el cumplimiento de la normativa navarra por parte de esta Administración".

    Kasares puso de manifiesto que el informe emitido por el Comité de Expertos del Consejo de Europa encargado de examinar el grado de cumplimiento de la Carta Europa de las Lenguas Regionales o Minoritarias afirma "con claridad" que el Estado "no cumple ese compromiso", ya que, el porcentaje de funcionarios del Estado que trabajan en la Comunidad foral y saben en euskera "resulta muy reducido".

    Por ello, y para poder cumplir la Carta Europea, consideró que se deben dar "facilidades" a los funcionarios para que puedan aprender euskera y aseguró que el Gobierno de Navarra "debe trabajar para conseguir que los ciudadanos navarros puedan ser atendidos en la lengua que quieran". "Hay que reclamar una mayor implicación del Estado y que el Ejecutivo navarro también se implique más", añadió.

    La moción de Nafarroa Bai no tuvo el apoyo de ningún grupo político, aunque IUN se abstuvo al considerar que sería "más lógico", según Ion Erro, que esta moción se dirigiese al Gobierno central y no al navarro. El resto de grupos, UPN, PSN y CDN, defendieron que la delegación del Ejecutivo central "se ha acercado a esa necesidad y a esa petición de poder ofrecer servicios en euskera".