3 de diciembre de 2020
22 de octubre de 2020

Salud trabaja con los Servicios Sociales de Base para mejorar la atención de la población en riesgo social ante el Covid

PAMPLONA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Profesionales de Trabajo Social del Servicio Navarro de Salud, con la participación del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), y los Servicios Sociales de Base han elaborado un plan global con el objetivo de mejorar los circuitos para detectar los indicadores de riesgo social, tanto en personas afectadas por Covid-19, como en sus contactos estrechos.

El plan también contempla la realización de actuaciones proactivas de intervención sociosanitaria para proveer de los apoyos necesarios para garantizar el aislamiento de las personas afectadas por coronavirus y sus contactos estrechos, ha informado el Gobierno.

La situación de crisis y emergencia sanitaria provocada por la pandemia, ha añadido, ha hecho que aflore la vulnerabilidad de muchas personas y de sus familias, que ya presentaban situaciones precarias por su situación laboral, económica y de vivienda, y, "además, ha agravado la situación de otras muchas personas que hasta ahora mantenían una situación de cierta estabilidad y autonomía, y que, sin embargo, con esta crisis se ven abocadas a necesitar ayuda de los sistemas de protección social".

Hasta el momento, se han realizado acciones en las zonas básicas con una incidencia más alta de casos positivos como son la Zona Básica de Carcastillo y el Área de Salud de Tudela (intervención en el brote de Uvesa). Además, para la valoración social en aquellas zonas básicas que presentan más de 10 casos al día y una incidencia semanal de más del 4%, como son las zonas básicas de Milagrosa, San Jorge, Valtierra, y Peralta, se ha reforzado con la contratación de un trabajador social.

ACCIONES INCLUIDAS EN EL PLAN

Entre las acciones de mejora de los circuitos existentes, está previsto incorporar al protocolo de rastreo de cribado social preguntas como con quién vive la persona afectada por COVID-19, de qué apoyos dispone, si tiene personas vulnerables a su cargo o cuál es la situación de su vivienda, entre otras, que sirvan para identificar, valorar y facilitar la continuidad asistencial.

En cuanto a las medidas proactivas, se han incorporado profesionales de Trabajo Social en el equipo de rastreo y se ha establecido el circuito de derivación al trabajador social del centro de salud correspondiente, que también realiza un trabajo proactivo en la valoración de las personas con PCR positivas, y se han establecido canales de comunicación con el Servicio de Asistencia domiciliaria de usuarios PCR positivos y sus contactos estrechos.

Además, debido a la gran variabilidad existente entre las diferentes zonas básicas de salud, en lo que se refiere al trabajo sociosanitario de gestión de casos, se ha propuesto la creación de un equipo operativo en cada zona básica, formado por representantes del Equipo de Atención Primaria (Trabajo Social y personal sanitario) y del Servicio Social de Base. El objetivo es identificar conjuntamente la población vulnerable y actuar de forma coordinada ante la detección de un diagnóstico positivo o un contacto estrecho, impulsando o reforzando la generación de estructuras estables de coordinación sociosanitaria a nivel local.

TRABAJO CON AGENTES CLAVE

Paralelamente, en el ámbito comunitario se han realizado un total de ocho reuniones en todas las áreas de servicios sociales de la comunidad, (noreste, noroeste, Pamplona, Comarca, Tafalla, Estella y Tudela) con la participación total de 162 agentes clave para el desarrollo del plan. En ellas, además de dar a conocer el proyecto, se ha instado a la creación o reactivación de mesas de trabajo local junto a entidades del tercer sector (asociaciones, ONG, redes de apoyo, etc.) que operen en cada zona. De esta manera, se conectan y rentabilizan las acciones y recursos de las diferentes entidades y administraciones en la atención a sus vecinos más vulnerables, ha añadido el Ejecutivo.

Es importante destacar la intervención social, a través de entrevistas telefónicas a las personas que son casos positivos por COVID-19 y a sus contactos, y de visitas domiciliarias. Además, se está trabajando en el análisis de las necesidades sociales de estos colectivos con el fin de proponer medidas que ayuden a resolver su situación.