27 de febrero de 2021
27 de enero de 2021

Carmen Tomás.- Las píldoras de Escrivá

MADRID, 27 Ene. (OTR/PRESS) -

El ministro de Seguridad Social ha adoptado pronto los peores hábitos de los malos políticos y que, a mi juicio, son básicamente, perder los nervios en las entrevistas, culpar a los medios de comunicación y no decir la verdad. Lo vimos hace unos días en la entrevista que le realizó en Onda Cero, Carlos Alsina, a cuenta de la reforma de las pensiones. José Luis Escrivá se empeñó en negar que en la reforma que el Gobierno plantea estaba incluido el aumento de los años a tener en cuenta para el cálculo de la pensión. Una y otra vez insistió en que el aumento a 35 años no figuraba en el documento que se enviaría a Bruselas. Todos hemos visto el documento que lo acreditaba y también que, a la vista del monumental enfado que con este asunto se había cogido Pablo Iglesias, por orden del presidente Sánchez se había retirado la propuesta.

El ministro se ha comido un marrón del siete, pero tenía que convencernos de que ese documento nunca había existido, en lugar de reconocer que se ha trabajado en ello y que al final se decidió no incluirlo en la reforma. Pero, no. Escrivá ha decidido parecerse a los peores políticos. Es cierto que en los últimos días se ha barajado en los medios de comunicación su intención de marcharse ante los números agravios que ha tenido que soportar del vicepresidente de Asuntos Sociales y los apoyos que éste recaba de Sánchez en su detrimento. La realidad es que, de momento, se mantiene en el puesto.

Precisamente este martes, se supo que la Seguridad Social ha pagado una cantidad récord en pensiones, más de 10.000 millones de euros al mes, a pesar de que ha habido casi 65.000 bajas en 2020. En todo caso, es reconocido el gigante agujero que presentan las cuentas de la Seguridad Social y que una reforma es imprescindible, si se quiere que el sistema sea sostenible a largo plazo.

Y aquí está la otra crítica que se le puede hacer a este ministro. ¿De verdad en un asunto tan delicado como las pensiones estamos para jugar al ratón y al gato? ¿Es necesario que casi cada día se nos cuente una nueva idea, se lance una píldora, sobre qué hacer con las pensiones? Nos hablan de jubilaciones anticipadas, de premiar la maternidad y la paternidad, crear un complemento de pensión por hijo, desde el primero y no desde el segundo como ahora, subir los años para el cálculo y recoger entre ello los mejores de cada trabajador. En fin, todo un rosario de filtraciones que no sabemos muy bien si son únicamente eso, filtraciones para crear debate o, por el contrario, asuntos debatidos en el seno del Gobierno e incorporadas a la reforma que se enviará a Bruselas.