10 de julio de 2020
2 de junio de 2020

Luis del Val.- Más caro que el whisky

MADRID, 2 Jun. (OTR/PRESS) -

El llamado gel hidroalcohólico que compramos en las farmacias lo pagamos a un precio superior al de un whisky blended de cinco años de antigüedad. No es culpa de las farmacias, sino del Gobierno, que ha publicado en el BOE los precios a los que podría venderse, y ha considerado que la mezcla de gel, agua y alcohol podía ser más cara que el whisky.

No tengo grandes conocimientos de geles hidroalcohólicos, pero soy bebedor de whisky, desde hace medio siglo, y recuerdo un viaje desde Glasgow hasta Inverness, donde me detuve y visité cuatro destilerías, tres de las cuales eran productoras de marcas conocidas en todo el mundo.

La elaboración del whisky es muy complicada. El tostado de la cebada, la destilación, el envejecimiento en barrica de roble -por referirnos a lo más fundamental- es un largo proceso que dura cinco años, y por eso en las botellas viene la famosa frase "five years old".

Repito: desconozco cómo se fabrican los hidrogeles alcohólicos, pero me juego lo que me pagan por estos artículos durante un año y afirmo que no se envejecen en barriles de roble, no se ahúman con turbas escogidas, y el agua que llevan no procede de manantiales escogidos por su pureza.

Si el whisky costara el doble de lo que se paga hoy, me molestaría como consumidor, pero no me escandalizaría, porque no es un producto necesario para la salud, ni lo recomiendan los médicos. Pero es que vivimos en medio de una pandemia, se dispara el consumo de hidrogeles, son obligatorios en los establecimientos, y es necesario para nuestra salud. Y sabemos los precios del alcohol, del gel y del agua del grifo, porque no creo que traigan agua de manantiales de Escocia para fabricar la mezcla. Es decir, que se trata de un abuso de precios, que no es culpa de los farmacéuticos, sino de las lumbreras del Gobierno que han dictado los precios. Enhorabuena a los fabricantes. Ellos saldrán más fortalecidos.