22 de octubre de 2020
30 de septiembre de 2020

Pedro Calvo Hernando.- ¿Pero qué pasa con la vacuna?

MADRID, 30 Sep. (OTR/PRESS) -

Yo también tengo la impresión de que el tema de la vacuna antivirus está recibiendo un tratamiento inadecuado en todo el mundo, sobre todo por la dispersión de los esfuerzos en el camino del hallazgo. Es verdad que una cierta pluralidad en los esfuerzos es algo necesario para poder contrastar experiencias que conduzcan a soluciones.

Pero otra cosa bien distinta es una exagerada proliferación de experimentos que da la clara impresión de que estamos ante un a exhibición de competiciones producto de un anhelo exagerado de multiplicar el reparto de beneficios económicos de una experiencia que habría que tratar de manera mucho más unitaria. Habría que buscar un punto medio como clave del éxito.

Quiero decir que existe la OMS (Organización Mundial de la Salud), que sin duda debería centralizar en buena o mayor medida los esfuerzos mundiales por el logro rápido del gran descubrimiento que conduzca a la llegada a la meta deseada por la inmensa mayoría de los ciudadanos del universo.

Parece que olvidamos lo que nos estamos jugando y que sería despreciable cualquier abuso en un terreno de tan enorme trascendencia, sobre todo en la salvación rápida de vidas humanas, que sin duda es el objetivo número uno de cualquier esfuerzo colectivo. Estoy haciendo una llamada seria a la sensibilidad de la inmensa mayoría de los desorientados habitantes del planeta.

Las consideraciones que acabo de hacer se refuerzan con el hecho de ser Madrid el punto geográfico más castigado al tiempo que es el punto donde se entiende mejor lo que quiero expresar a la hora de urgir los esfuerzos por aminorar al máximo los plazos de espera para la llegada del gran descubrimiento de la gran vacuna. Este debería ser el objetivo absolutamente prioritario a la hora de los esfuerzoa colectivos. Y dejarnos de una vez de perder el tiempo y la paciencia como los estamos perdiendo con todas esas historias de confundir los grandes objetivos con los estúpidos caprichos y choques de trcenes entre los partidos contrapuestos, algo que debería escandalizarnos mucho más.

Nada se adelanta con decir, como acabo de escuchar, que crece incesantemente el nivel de agotamiento y ansiedad entre las gentes ante la lentitud que se descubre en los esfuerzos por solventar el hallazgo de la gran vacuna, que muchas veces no parece centrar de verdad el esfuerzo colectivo. Los enfrentamientos políticos entre partidos increiblemente concentran los esfuerzos mucho más que la búsqueda de soluciones y de entendimiento. Personalmente, me parece increible e insoportable lo que está sucediendo en esos terrenos y lanzo un desafío a los responsables del desaguisado, que son muchos y muy irresponsables.

Entramos en octubre y sería bueno que todos nos diéramos cuenta de que es absolutamente necesario que el gran problema esté resuelto antes de finalizar el año. Si no fuese así, el fracaso podría ser sonadísimo, yo diría que increible. Vaya una llamada a la sensibilidad de todos para terminar cuanto antes con el drama que nos ha tocado vivir, pues de lo contrario asistiríamos al gran fracaso colectivo y al desencadenamiento de una gran vergúenza colectiva. A lo mejor me estoy excediendo en el lenguaje, en cuyo caso les rogaría aceptasen mis disculpas. Pero creo no haberme pasado y creo además que los que sí se han pasado son los vociferantes escandalosos que estamos viendo.

Contador

Lo más leído