2 de marzo de 2021
9 de septiembre de 2014

Google recibe 120.000 peticiones de derecho al olvido desde que habilitó su formulario en mayo

Google recibe 120.000 peticiones de derecho al olvido desde que habilitó su formulario en mayo
ROBERT SCOBLE CC FLICKR

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Google ha recibido un total de 120.000 peticiones de derecho al olvido desde el pasado 29 de mayo, cuando habilitó un formulario para atender las reclamaciones de los usuarios en toda Europa, según los datos facilitados este martes por la compañía hasta el 1 de septiembre.

   En total, las 'url' a retirar requeridas por los usuarios ascienden a 457.000, lo que supone una media de casi cuatro enlaces por persona, según han comentado desde Google, tramitando las primeras peticiones en el plazo de 10-15 días, si bien la elevada cifra de reclamaciones podría suponer un período aún mayor, según ha detallado un portavoz de la compañía.

   Estos datos suponen un incremento notable con los que manejaba el buscador el pasado 18 de julio, cuando había recibido 91.000 peticiones  -de las que el 30 por ciento fueron rechazadas-. Los motivos principales por los que Google suele rechazar estas reclamaciones se basan, generalmente, en que se trate de un personaje de interés público, un caso de corrupción política o empresarial o un caso de actualidad informativa, entre otros.

   España, también con datos de 18 de julio todavía no actualizados, se encontraba en este período como el cuarto país de la Unión Europea en número de peticiones -alcanzando las 8.000-, que afectaban a un total de 27.000 'url'.

EL CONSEJO ASESOR VISITA MADRID

   Google ha adelantado estas cifras tras la celebración de una audiencia pública en Madrid sobre el derecho al olvido para recabar opiniones de expertos del sector sobre este tema. Esta es la primera visita del consejo en Europa de una ronda de eventos que, tras Madrid, se trasladará a Roma al día siguiente, a París (25 de septiembre), Varsovia (30 de septiembre), Berlín (14 de octubre), Londres (16 de octubre) y Bruselas (4 de noviembre).

   Los participantes de este Consejo han sido, entre otros, el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt; el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales; el relator especial de Naciones Unidas, Frank La Rue; la directora de Redacción de Le Monde, Sylvie Kauffmann; la profesora de la Universidad Católica de Lovaina, Peggy Valcke; el profesor de Filosofía y Ética de la Información en la Universidad de Oxford, Luciano Floridi; o el exdirector de la Agencia Española de Protección de Datos y catedrático de Derecho Administrativo, José Luis Piñar.

   A la conclusión del acto, tanto Piñar como La Rue, Vlacke y Floridi han atendido a la prensa para compartir sus conclusiones. El catedrático español ha aclarado que la labor del consejo se centra en intentar fijar las directrices para actuar sobre el derecho al olvido, reconocido por el Tribunal Europeo, sin entrar a valorar casos particulares.

INDEPENDENCIA DEL CONSEJO

   Entre esas directrices, podrían también contemplarse nuevas propuestas legislativas, si bien todavía el consejo no ha llegado a esta situación. "Lo ideal es proponer directrices, pero no es el objetivo principal", ha aclarado Piñar. "Sí, lo hemos pensado, sería irracional no hacerlo, pero otra cosa es que sea posible", ha señalado Floridi en esta misma línea.

   En cualquier caso, han justificado la "independencia" de este consejo respecto a Google. "La empresa ha asumido un cierto riesgo, porque todos los miembros hemos dejado claro nuestra independencia y daremos las opiniones que consideremos oportunas", ha matizado el exdirector de la Agencia Española de Protección de Datos, quien sin embargo reconoce que en alguna ocasión le han preguntado si se "ha pasado al enemigo".

   Por último, La Rue ha reiterado que esta decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea no supone la eliminación completa de la información. "No se trata de borrar, sino de limitar a los motores de búsqueda, que son una herramienta para acceder más rápido a la información. Por eso tenemos dificultades en la interpretación de la norma", ha concluido.

Para leer más