2 de marzo de 2021
6 de julio de 2014

La promoción de medicamentos en Twitter podría incluir por ley los efectos secundarios

La promoción de medicamentos en Twitter podría incluir por ley los efectos secundarios
TWITTER

Madrid, 6 de jul. (Portaltic/EP)

Autoridades de Estados Unidos están preparando la aprobación de nuevas normas que obligarían a las farmacéuticas con actividad en Twitter a informar de los efectos secundarios y contraindicaciones de sus productos a través de la red de microblogs.

Twitter se ha convertido en un espacio de comunicación con un gran poder de difusión. Desde los inicios del servicio el interés de empresas y organizaciones ha ido creciendo y el uso de Twitter como sistema de propaganda y publicidad se ha ido consolidando.

La industria farmacéutica también ha apostado por utilizar Twitter y su potencial como herramienta para la difusión de productos. En concreto, las compañías farmacéuticas acuden a la red de microblogs para compartir con la comunidad las bondades y posibilidades de sus productos. Sin embargo, parece que falta información en ese proceso y las autoridades estadounidenses están trabajando en una nueva hoja de ruta para establecer normas en la promoción de medicamentos en Twitter y redes sociales.

Un documento pendiente de aprobación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos  (FDA por sus siglas en inglés) apunta a nuevas normas que regularían la presencia de compañías farmacéuticas en Twitter. En concreto, el punto más destacado de la hoja de ruta es el que obligaría a las empresas a informar de los efectos secundarios y las contraindicaciones de sus productos a través de la información que comparten en la red de microblogs.

Los efectos secundarios son una parte importante del prospecto de los medicamentos y es una obligación de los usuarios su consulta antes de la ingerir cualquier medicina. Las autoridades buscarían que esa información también se diese a conocer en los casos en que las empresas farmacéuticas promocionan los productos en Twitter. Así, por norma, ya no sería posible limitar la comunicación social de las farmacéuticas a las bondades y posibilidades de los fármacos, sino que también sería obligatorio informar sobre los aspectos menos positivos.

El objetivo de una legislación de este tipo es garantizar que los usuarios tienen a su alcance toda la información importante en relación a los fármacos. Así, se completaría la visión sobre la medicina y se perseguiría una publicidad más responsable en un tema tan delicado como la salud de las personas. En cualquier caso, la medida solo afectaría a las farmacéuticas que promocionan sus productos en Twitter, por lo que no sería una obligación para todas las compañías.