30 de septiembre de 2020
20 de diciembre de 2010

Ecologistas en Acción, CGT y STERM convocan una huelga de consumo este martes

MURCIA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

STERM, CGT y Ecologistas en Acción han convocado una 'Huelga de Consumo' que consiste en "no realizar ninguna compra el 21 de diciembre, como forma de protesta a la que toda persona puede adherirse contra el modelo de desarrollo y consumo actual que nos lleva a un callejón sin salida", según informaron fuentes de las tres organizaciones en un comunicado.

Según las organizaciones convocantes, esta convocatoria está enmarcada dentro de las protestas que continúan con las reivindicaciones que motivaron la huelga general del pasado 21 de septiembre, y es que "el mercado ha impuesto un modelo de consumo insostenible social y ambientalmente, y ahora pretende obligar a los gobiernos a adoptar soluciones con gran impacto social y ambiental".

Esta 'Huelga de Consumo', que también está siendo convocada a nivel nacional por diversos colectivos, tendrá lugar "en plena campaña de consumo navideño, uno de los momentos más consumistas del año", que se verá precedida de algunos actos, y que terminará con una concentración y manifestación el propio día 21 de diciembre.

Se trata de un nuevo tipo de movilización, en el que "puede participar el conjunto de la población, personas con empleo, ya sean autónomas o asalariadas, paradas, amas de casa, estudiantes y jubiladas porque es, básicamente, un día sin compras".

El fin es "no adquirir ningún tipo de bien, producto o servicio durante el próximo 21 de diciembre, con el objetivo de llamar la atención sobre el sistema productivo y presionar a los gobernantes de todas las administraciones para que corrijan su actual política económica insostenible y antisocial que maltrata, desprecia y despoja a todos los colectivos desfavorecidos mientras garantiza los exagerados beneficios de los bancos y las grandes empresas".

La huelga, según las tres organizaciones, implica también "replantearse el sistema productivo que padecemos, así como una reflexión muy crítica sobre los hábitos y tipo de vida que tenemos, cómo actuamos, qué pensamos, para qué trabajamos, qué sentido tiene la propiedad y en qué gastamos lo que ganamos".

"Implica una apuesta por la austeridad, una apuesta por el reparto del trabajo y la riqueza, una apuesta por el decrecimiento, contra la ostentación, el lujo, el derroche y lo superfluo, al tiempo que significa cambiar el orden de prioridades sobre lo que se debe seguir produciendo, en qué sectores seguir creciendo y en qué sectores es necesario decrecer", precisaron.

En definitiva, STERM, CGT y Ecologistas en Acción explican que "se trata de una reflexión sobre lo que se debe consumir, sobre la calidad de vida, sobre la soberanía alimentaria, sobre la procedencia de los productos que comemos, sobre la solidaridad con los países y personas explotadas por el primer mundo, sobre la necesidad de reciclar, de compartir, de apoyarnos mutuamente y sobre el tipo de energía renovable que hay que potenciar".

"Los diferentes gobiernos, independientemente del color político, han puesto en marcha una serie de medidas que suponen un retroceso en materia de derechos laborales y sociales cuyo objetivo, dicen, es corregir el déficit existente provocado por el elevado gasto público, pero el problema del déficit radica en la falta de ingresos y no en el exceso de gastos", añaden las tres organizaciones.