15 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

ANDALUCÍA.-EpC.-Padres de menores objetarán de manera "parcial" y piden a la Junta "consensuar" un currículum de manera "inmediata"

SEVILLA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El abogado sevillano Carlos Seco, que defiende los intereses de varios madres y padres de alumnos objetores de la asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC), anunció hoy su intención de llevar a cabo una objeción "parcial" tras la sentencia del Tribunal Supremo en la que rechaza que los padres puedan objetar aunque precisa que estos hechos "no autorizan a la Administración educativa, ni a los centros docentes, ni a los concretos profesores a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas".

En declaraciones a Europa Press, Seco aseguró que el fallo judicial "viene a coincidir con lo que venimos defendiendo desde agosto de 2007", pues el Supremo "rechaza la objeción pero, al mismo tiempo, prohíbe taxativamente el desarrollo de contenidos de carácter moral o ético y reconoce la posibilidad de que los padres se opongan a ciertas materias".

En este sentido, el letrado sevillano señaló además que, según la sentencia, "la Administración educativa tiene que ser muy celosa para mantener la necesaria neutralidad ideológica, de manera que no se deslicen contenidos que afecten a la libertad ideológica o religiosa".

Así, y tras subrayar que el Supremo "reconoce el derecho fundamental de los padres a controlar los contenidos que se ofrecen a sus hijos", consideró que "es absolutamente obligatorio y necesario el diálogo con la Administración educativa con objeto de normalizar la situación de los alumnos y para analizar de qué manera va a garantizar la realización efectiva de los derechos fundamentales de los progenitores".

"Aunque la objeción ha sido denegada, el fallo reconoce la posibilidad de oposición al desarrollo de los contenidos que atenten contra la libertad religiosa o ideológica", insistió Seco, quien manifestó que, en su caso particular, indicará al centro educativo donde cursa los estudios su hija "los contenidos que no quiero que le sean impartidos".

Así, aseguró que exigirá al centro, "que cuando vayan a desarrollarse contenidos a los que me opongo, mi hija abandone el aula, de manera que pediré que a final de curso no sea evaluada". "No es una objeción a toda la asignatura, sino el resultado de una objeción parcial a contenidos concretos de acuerdo con la sentencia del TS", puntualizó.

No obstante, Carlos Seco anunció que los padres acudirán a otras instancias judiciales para seguir reclamando la objeción, tales como el Tribunal Constitucional o el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Por último, informó de la próxima creación de un observatorio denominado 'Por la libertad ideológica y religiosa en los centros educativos', en el que se realizará un control y seguimiento de la asignatura y desde donde se asesorará a las familias para que puedan defenderse "en el caso de que sus derechos fundamentales sean transgredidos".