22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 7 de septiembre de 2009

    ANDALUCÍA.-Padres apoyan la petición del Defensor de subvencionar a las familias desfavorecidas el pago de las guarderías privadas

    SEVILLA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Escuela Pública (Codapa) y la Confederación Católica de Federaciones de Asociaciones de Padres de Alumnos y Familias (Confapa) se mostraron hoy "a favor" de la petición que el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, hizo ayer a la Administración autonómica para que articule un mecanismo de subvenciones dirigido a las familias andaluzas más desfavorecidas para que éstas puedan hacer frente al pago de la educación de sus hijos en centros de infantil de titularidad privada ante el "déficit" de 17.000 plazas públicas anunciado por Educación la semana pasada.

    En declaraciones a Europa Press, la presidenta de Codapa, María del Pilar Triguero Vilreales, señaló que "está claro que, ante una situación social desfavorecida, la Institución Pública, y no sólo la Consejería de Educación en este caso, tendrá que articular toda una serie de medidas para que esos menores estén matriculados en centros de Educación Infantil".

    Sin embargo, Trigero quiso puntualizar que si esta petición del Defensor hace referencia "más bien a complementar las ayudas que el Ministerio de Educación ya ofrece a los padres en función de su renta, habrá que estudiar cada caso concreto, ya que no se trata de dar ayudas así porque sí a todos por igual, sino sólo y exclusivamente a familias en situación de desigualdad". "Institucionalizar ayudas y subvenciones para todos el algo que no contemplamos", apuntó.

    Por su parte, el presidente de la Confederación de Padres Católicos, Juan María del Pino, también se sumó a la petición del Defensor del Pueblo puesto que, en su opinión, "hay que apoyar siempre todas aquellas medidas que se tomen y que vengan a apoyar a las familias con menos recursos".

    Asimismo, aseguró que "es responsabilidad de todas las autoridades educativas el que se llegue a buen puerto en los temas de compatibilidad de la vida familiar y laboral en estos tiempos", de modo que exigió que "de una vez por todas se pongan todos los medios a disposición para que ningún niño se quede sin plaza en las guarderías públicas", ya que, a su juicio, "es una necesidad real, no ficticia, que existe a pie de calle y de la que los políticos no se pueden olvidar".

    En esta línea, el Defensor del Pueblo Andaluz sugirió ayer que, mientras se planifican los recursos públicos y se invierte en conseguir un equilibro en la oferta de la Administración educativa para la atención a menores de tres años y la demanda de la población, habría que plantearse "reforzar la política de ayudas económicas, básicamente a través de subvenciones, que permitiera a muchas familias que no han podido obtener plaza en la oferta pública afrontar los gastos por los servicios prestados en un centro privado".

    Así pues, apuntó que este servicio educativo puede realizarse a través de guarderías privadas mediante convenios o conciertos, siempre y cuando la externalización del servicio público "no comporte un detrimento de la calidad de la atención que se presta a los niños", para lo que recomendó un "incremento de los mecanismos de control y supervisión de la Administración de los servicios que convenia".

    Según recoge el Defensor en su último Informe Anual, son "muchos los ciudadanos que se dirigen a la institución criticando la falta de una oferta pública de plazas en guarderías donde poder dejar a sus hijos mientras desempeñan su trabajo, sin que dispongan de otros recursos para el cuidado de los menores como puede ser la ayuda de otros familiares".