30 de marzo de 2020
18 de diciembre de 2008

Bolonia.- Estudiantes valencianos integrados en la CREUP defienden que más de la mitad de alumnos apoya el EEES

VALENCIA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Estudiantes valencianos integrados en la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas Españolas (CREUP) --organización nacional que cuenta con representaciones delegadas de las principales universidades de la Comunitat Valenciana-- mostraron hoy su apoyo al Proceso de Bolonia por los "beneficios que aportan sus propuestas a la necesaria renovación y actualización de la Universidad española". Según estos alumnos, "más de la mitad" de estudiantes aprueba el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES)

Los representantes de la CREUP consideran las propuestas que recoge Bolonia de "necesaria aplicación" para la Universidad española, calificada por esta plataforma como una "institución envejecida, obsoleta y necesitada de una actualización, de manera coordinada con el resto de Europa", señalaron hoy a través de un comunicado.

Con esta postura, la organización "que defiende los intereses de más de la mitad de los universitarios españoles", recordaron, se ha desmarcado de las manifestaciones realizadas desde hace varias semanas por grupos de estudiantes contrarios al proceso de Bolonia, con una serie de "consignas" que la CREUP ha calificado como "inexactas, subjetivas e impulsadas por intereses ajenos a la enseñanza y la Universidad".

Así, reunidos el pasado 13 de diciembre en la Universidad de León en el marco de su Asamblea General, los representantes de la CREUP hicieron público en un manifiesto "las barbaridades, mentiras y falacias que se están vertiendo desde diferentes sectores hacia el proceso de Bolonia".

En ese documento, los representantes estudiantiles censuran "la actitud de aquellos colectivos que han politizado un proceso totalmente ajeno a la política, y que están perjudicando a la comunidad estudiantil y universitaria al poner a grupos de estudiantes al servicio de sus idearios políticos en un debate, el de la enseñanza, que ha de permanecer alejado de la política".

En esta misma línea, la organización lamenta "la ausencia de argumentos objetivos y de soluciones alternativas a Bolonia que han manifestado los grupos de estudiantes legítimamente contrarios al proceso, cuya actitud se ha visto reducida a un ejemplo de crítica destructiva, ausente de diálogo y reflexión, y basada en manifestaciones alejadas de la realidad".

Para la CREUP, "el único esfuerzo que han manifestado hasta el momento los grupos y colectivos de estudiantes contrarios a Bolonia se ha concentrado en criticar y poner en tela de juicio la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, apoyándose en muchas ocasiones en planteamientos falsos y falaces".

En el conjunto de "ideas y eslóganes" contra el proceso de Bolonia, la CREUP destaca "afirmaciones falsas como que Bolonia supondrá la privatización de la Universidad Pública, el aumento de las tasas universitarias, la obligatoriedad de hacer un año de prácticas en empresas, la disminución de las becas de estudio o la tan repetida afirmación de que Bolonia entregará la Universidad española a las empresas privadas".

Para los representantes de la CREUP, "ninguna de estas afirmaciones tiene fundamento alguno, ni base objetiva, ni se sustenta en medidas -anunciadas o no- sino más bien en el ejercicio de temor que quienes desean utilizar la enseñanza como un arma política arrojadiza, han introducido en determinados sectores del estudiantado, o la comunidad universitaria".

Por otro lado, la CREUP exige a los rectores y la CRUE "mayor seriedad e información a la comunidad de estudiantes, a la hora de crear los planes de estudio", al tiempo que reprocharon "el ejercicio de improvisación que en ocasiones han demostrado los responsables universitarios al anunciar planes que son sustituidos meses después sin informar a los alumnos matriculados en esos planes".

Finalmente, el colectivo manifiesta la "necesidad de que se incremente la inversión pública en las universidades, hasta el punto de equiparse con la inversión ofrecida a las universidades del resto de Europa".