8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • 25 de junio de 2009

    CASTILLA Y LEÓN.-Consejo.- Aprobados casi 525.000 euros para la contratación de intérpretes de lengua de signos para el curso 2009-2

    VALLADOLID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El Consejo de Gobierno de la Junta, en su reunión de hoy, aprobó una partida de casi 525.000 euros destinados a la contratación de intérpretes de lengua de signos en los centros educativos públicos con alumnado sordo en Castilla y León para el próximo curso 2009-2010.

    En concreto, la contratación prevista de forma inicial, en función del alumnado sordo que existe en los centros educativos públicos de Castilla y León, es de 26 intérpretes de la lengua de signos para el próximo curso académico

    Así, en Ávila está prevista la contratación de tres intérpretes puesto que hay tres alumnos con necesidad de intérprete en tres centros educativos, mientras que en Aranda de Duero (Burgos) se necesita un intérprete porque hay un alumno en un centro; en Burgos, siete alumnos en tres centros por lo que se necesitan tres intérpretes, y en Ponferrada (León), siete estudiantes en dos centros y dos intérpretes.

    Además, en León, nueve alumnos en tres centros y los mismos intérpretes; en Villares de la Reina (Salamanca), un estudiante y un sólo contratado, y en Salmanca, trece alumnos en nueve centros y cinco intérpretes.

    Asimismo, en Segovia se necesita un intérprete para un alumno en un centro; en Almazán (Soria) también se da la misma situación; en Peñafiel (Valladolid), uno para dos estudiantes en sendos centros, y en Valladolid, cinco intérpretes cubrirán las necesidades de ocho alumnos en seis centros.

    En el curso actual, 2008-09, un total de 24 intérpretes han prestado sus servicios en centros educativos de la Comunidad. En este sentido, la Administración Educativa regional incrementa cada curso el número de estos profesionales en función del alumnado que necesita sus servicios.

    El intérprete de lengua de signos tiene como cometido principal servir de nexo comunicativo entre el profesorado y el alumnado sordo usuario de la lengua de signos o entre estos últimos, con el fin de facilitarle la comprensión de las materias tratadas en el aula. Estos profesionales están en posesión de la titulación de Técnico Superior de interpretación de la Lengua de Signos o bien tienen el Bachillerato y certificados que acreditan que han superado cursos específicos de Interpretación de la Lengua de signos Española.