21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 17 de octubre de 2009

    Un estudiante de Medicina de la Universidad de Navarra, medalla de oro en la Olimpiada Iberoamericana de Biología

    Carlos Bravo Pérez, alumno de 1º curso, es el primer español que consigue este galardón

    PAMPLONA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Carlos Bravo Pérez, estudiante de 1º de Medicina de la Universidad de Navarra, ha obtenido una de las dos medallas de oro de la Olimpiada Iberoamericana de Biología. Natural de Lorca (Murcia), es el primer español que consigue este galardón en las tres ediciones del certamen celebradas hasta el momento.

    A la prueba, que tuvo lugar en Las Palmas de Gran Canaria, concurrieron los ganadores de las fases nacionales de varios países de América Central, del Sur y de la península Ibérica, informó la UN en una nota.

    Carlos Bravo participó primero en la prueba regional de Murcia -donde obtuvo el primer puesto- y más tarde en la nacional, que también se celebró en Las Palmas de Gran Canaria. "Éramos unos 55 alumnos; los tres primeros de cada comunidad autónoma. Hubo una parte teórica y otra práctica. Quedé dentro de los 8 finalistas, y me clasifiqué para la fase iberoamericana", explicó.

    La prueba iberoamericana, por su parte, consistió en dos exámenes teóricos y cuatro prácticos, con contenidos sobre Histología Animal, Genética Molecular, Bioquímica y Ecología, y Fisiología Vegetal. "Fue una gran experiencia. Conocí estudiantes de varios países que tenían las mismas inquietudes que yo. No existió una fuerte rivalidad, sino una competición sana, e hicimos varias excursiones por la isla, que compaginábamos con los exámenes", indicó.

    Además de participar en la Olimpiada Iberoamericana, el estudiante recibió como premio una estancia en el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. Allí, durante siete días, intervino en sesiones de trabajo en el laboratorio junto a un investigador tutor.

    También conoció el campus y su área de Ciencias, donde realizó varias prácticas de laboratorio de microbiología, preparaciones histológicas, espectrofotometría, disección de un invertebrado... De este modo, Carlos Pérez Bravo conoció la Universidad de Navarra y decidió estudiar aquí, atraído, sobre todo, "por su investigación".