20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • 23 de febrero de 2010

    Las guarderías españolas, "muy caras, con pocas plazas públicas y mal distribuidas", según una encuesta de la OCU

    MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Las guarderías españolas son "muy caras, con una oferta escasa de plazas y mal distribuidas territorialmente", según refleja una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hecha pública hoy, de la que se desprende que, aunque el grado de satisfacción de los ciudadanos con este servicio es "alto", la falta de plazas en la red pública y su elevado coste, constituyen un problema para los padres.

    El estudio, realizado entre más de 2.100 españoles, con niños de uno a tres años, muestra que el 35 por ciento de ellos "no lleva a sus hijos a guarderías porque prefieren tenerlos en casa, atendidos por ellos mismos o bien con una persona que les cuide convenientemente" (los abuelos en uno de cada cuatro casos).

    Por su parte, de los que sí optan por matricularlos en una guardería, el 58 por ciento de los encuestados escoge una privada, frente al 42 por ciento que se decanta por la pública. No obstante, el informe advierte de que estos datos "no significan que los españoles prefieran las guarderías privadas, sino que la escasez de plazas públicas les obliga a ello". Así, señala que "más de la mitad de quienes recurren a un centro privado, lo intentaron primero en uno público sin éxito".

    "Si bien es verdad que los encuestados consideran que las guarderías públicas son más baratas y están mejor equipadas, hay otros factores que obligan a muchos padres a decantarse por un centro privado como la mayor flexibilidad horaria, la posibilidad de dejar a los niños en el centro durante los meses de vacaciones, mayor tolerancia frente a los problemas de salud de los pequeños, o la cercanía al domicilio", detalla el documento.

    Respecto a la distribución de las plazas, la encuesta pone de manifiesto que las desigualdades son "más graves" en la oferta pública. Así, mientras que el 71 por ciento de los niños extremeños consiguen matricularse en una estatal, sólo un 23 por ciento de los valencianos lo logran, teniendo que decantarse por instituciones privadas en las que pagan una media de 240 euros al mes.

    LAS GUARDERÍAS MÁS CARAS, EN CATALUÑA Y MADRID.

    Asimismo, para una de cada tres familias este gasto "afecta mucho su economía". En este sentido, el precio de las privadas alcanza de media los 360 euros al mes (120 euros más que las públicas); un importe hay que sumarle los pañales, las cremas y las toallitas. Sin embargo, estos costes "no son iguales" en todas las comunidades autónomas, que oscilan entre los 71 euros al mes que cuesta una pública en Extremadura, a los 221 euros de Cataluña o los 179 euros de Madrid.

    A pesar de ello, el nivel de satisfacción de los padres con las guarderías a las que llevan a sus hijos alcanza el 'notable', tanto en el caso de las públicas como en el de las privadas. En concreto, los usuarios afirman estar "muy conformes" con la relación entre el educador y el niño, el proyecto pedagógico, la limpieza del centro, la temperatura y la alimentación.