14 de octubre de 2019
14 de noviembre de 2009

MADRID.-Los 100.000 sordos de la Comunidad no tienen acceso a la Educación para Adultos, según el PSOE

Denuncia el recorte de oferta de esta enseñanza en época de crisis, cuando aumenta la demanda

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La diputada socialista María Dolores Rodríguez Gabucio denunció hoy las barreras arquitectónicas con las que se encuentran los alumnos que reciben Educación para Adultos en la Comunidad de Madrid y aseguró que los 100.000 sordos que hay en la región no pueden acceder a estas enseñanzas porque no están habilitadas para ellos.

Durante la sesión de control parlamentaria celebrada el pasado jueves, Rodríguez Gabucio intervino para explicar algunos de los casos que se están registrando en los centros donde se imparte esta educación, y contó que en Pan Bendito, a una alumna la tuvieron que matricular en la calle porque en silla de ruedas no podía entrar al centro.

En este sentido, señaló que "prácticamente" todos los centros tienen barreras arquitectónicas y que, además, como el número es "insuficiente" se han ido poniendo esta formación en centros que quedaban "de sobra", e incluso en "bajos de locales comerciales" como el de Oporto, con dos consecuencias: las instalaciones no son adecuadas para la oferta que dan y el reparto geográfico es "inadecuado".

La consejera de Educación, Lucía Figar, aseguró, por su parte, que lo que más le preocupa es lo de los problemas de accesibilidad prácticamente generalizados, y aseguró que va a encargar al viceconsejero (Jesús Valverde) que lo revise para que en el presupuesto de infraestructuras del próximo ejercicio se pueda hacer también un esfuerzo en materia de accesibilidad.

OFERTA REDUCIDA Y DEMANDA MÁS AMPLIA

Asimismo, la diputada socialista destacó que la oferta en los Centros de Educación para Adultos (CEPA) "cada vez es más reducida mientras que la demanda es "más amplia". "Este curso, en plena crisis, se han eliminado un tercio de los talleres operativos cofinanciados", indicó.

Rodríguez Gabucio explicó que el año pasado se podían pedir tres o cuatro talleres dependiendo de si había que contratar al cuarto profesor especialista o no y que, sin embargo, este curso, la elección está entre dos o tres en las mismas condiciones, es decir, "un tercio menos".

También indican que se han reducido las ocupacionales y las abiertas. "Hay listas de espera en casi todo", aseveró, al tiempo que subrayó que por cada 25 plazas que se ofrecen, hay 80 plazas de demanda, y "la estructura de las enseñanzas ocupacionales, las que organiza el centro, no permite obtener el carné profesional".

Frente a esto, la consejera del ramo madrileña explicó que en la actualidad, la Comunidad cuenta con 58.859 alumnos en los CEPA madrileños, lo que supone una disminución de un 9 por ciento respecto al curso pasado. "Por tanto, no es cierto que los alumnos suben y suben y la oferta baja y baja", señaló.

Así, manifestó que el profesorado destinado a los CEPA es de perfil muy variado debido a la diversidad de las enseñanzas que imparten y que hay maestros, profesores de Secundaria, y profesores y técnicos de formación profesional.

Figar reconoció que el curso pasado se llevó a cabo una reordenación en las enseñanzas al implantar la Educación Secundaria Obligatoria para personas adultas, "lo que ha supuesto un ajuste de plantilla a la nueva normativa y a las ratios de los alumnos", pero que han aprovechado la circunstancia para reforzar el cupo de profesorado de educación obligatoria, que es donde se concentra el 46 por ciento del alumnado de este tipo de enseñanza.

En total, este curso los CEPA madrileños cuentan con 941 docentes y reconoció que en junio es verdad que se contó con 62 profesores menos pero porque en este mes se hace una matricula, "pero luego se va cambiando y adaptando a las necesidades a lo largo del mes de julio y del mes de agosto".

Incluso en septiembre y octubre se siguen realizando ajustes, y desde entonces, aseguró, han aumentando en 18 los efectivos, sobre todo, en Madrid capital y Madrid sur, que son las dos direcciones de área que concentran más demanda de este tipo de enseñanza, por lo que la reducción total de docentes ha sido de 44.

En su mayoría son maestros porque las enseñanzas de Primaria son las que tienen menos demanda. En cambio, en la enseñanza de Secundaria, que representa prácticamente la mitad, han aumentado 34 profesores.