18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    MADRID.-Vecinos denuncian que el colegio de la directora agredida la semana pasada tiene deficiencias que afectan a la seguridad

    MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación de Vecinos del PAU de Vallecas denunció hoy que el CEIP Loyola de Palacio, pese a destacar por el alto nivel de su enseñanza y ser un centro de los más nuevos de la zona, presenta una serie de deficiencias que ponen en peligro la seguridad y el bienestar de los alumnos.

    Este colegio fue noticia la semana pasada porque, en pleno debate sobre la autoridad del profesor y la necesidad de crear una ley que lo regulara, el padre de un alumno de este colegio agredió a la directora del centro e insultó y lanzó amenazas de muerte al jefe de estudios.

    Ahora, la Asociación de Vecinos PAU de Vallecas, tras condenar este suceso, recordó que los representantes del AMPA del centro manifestaron en el último pleno de la Junta Municipal de distrito de Villa de Vallecas una serie de "deficiencias" pese a que el nivel docente del centro "es alto".

    "Hay una serie de deficiencias en las instalaciones que afectan a la seguridad y bienestar de los alumnos, y que no se deben sino a la dejadez de las administraciones competentes con el sistema público de Enseñanza, pese al mucho esfuerzo que ponen de su parte los distintos miembros de la comunidad educativa", indicaron.

    Entre las deficiencias, los padres denuncian que el centro carece de alarma, que algunas zonas del perímetro de la escuela mantienen el vallado de obra, "a todas luces insuficiente para impedir el acceso de personal no autorizado al centro", y que carece de suministro eléctrico, "teniendo que alimentarse por dos generadores de obra".

    Los depósitos de combustible de estos generadores están muy cerca y los niños pueden acceder a ellos, según explican las familias, que indican que el suelo del entorno cercano al centro está manchado de combustible, y que no es una situación nueva en la zona.

    "En el colegio Rodríguez Sahagún se prolongó durante dos cursos completos (esta situación) y parece que al fin se solucionó", aseveraron los vecinos, que se preguntaron si hay algún problema con la acometida de los servicios esenciales en los centros públicos del barrio". "¿Pretenden repetir la misma situación con ambos centros?", apuntaron.

    Además, manifestaron que todo el recinto estaba "lleno de clavos, hierros, alambres y demás elementos peligrosos" para los niños y que el AMPA ya se encargó de llevar una bolsa llena de estos materiales a la junta municipal como prueba. "Parece que desde este día se está procediendo a limpiar el recinto, lo que no puede sino alegrarnos", reconocieron.

    No obstante, insistieron en que dentro del recinto escolar se conservaban aún "gran cantidad" de palés de obra, cartones y plásticos. "Las alcantarillas están sobreelevadas del suelo al menos 15 centímetros y éste no es un riesgo menor en un colegio en el que hay niños de 3 a 6 años", añadieron los padres, que tildaron de "inaceptable" la situación.

    En la misma dirección, señalaron que no hay ni un árbol en todo el recinto, "por lo que no hay sombras en la zona de juegos", que tampoco tienen biblioteca y que el gimnasio no tiene ningún tipo de mobiliario ni material para su uso. "Tampoco hay ningún elemento deportivo en el patio como porterías y canastas", apostillaron.

    Para añadir más cosas a la lista, indicaron que tampoco hay papeleras, dispensadores de jabón en los servicios, secamanos o portarrollos. "Ahora que desde las autoridades intentan convencernos de la importancia de insistir en la higiene entre los más pequeños para evitar contagios víricos, no entendemos cómo puede carecer el centro de los elementos de higiene más básicos", concluyeron.