28 de noviembre de 2020
26 de octubre de 2020

Alertan de la desaparición de la biodiversidad en el Amazonas aunque no haya cambios en el entorno

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación la selva tropical del Amazonas, uno de los lugares de la Tierra más ricos en biodiversidad y más alejados de la influencia humana, muestra que los patrones de los animales están cambiando sin que se esté produciendo un cambio en el paisaje, lo que indica una advertencia seria de que simplemente preservar los bosques no mantendrá la biodiversidad de la selva tropical.

Científicos de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU), en Estados Unidos, han realizado investigaciones dentro de la selva tropical durante décadas y comenzaron a notar que algunos de los animales, específicamente las aves que se alimentan del suelo del bosque, se habían vuelto muy difíciles de encontrar.

"Lo que creemos que está sucediendo es una erosión de la biodiversidad, una pérdida de parte de la riqueza en un lugar donde esperamos que se pueda mantener esa biodiversidad", explica el profesor de la Escuela de Recursos Naturales Renovables de LSU, Philip Stouffer, autor principal del estudio publicado en 'Ecology Letters'.

Stouffer comenzó a dirigir investigaciones de campo en las profundidades de la selva amazónica, al norte de Manaus, en Brasil, cuando era investigador postdoctoral en el Smithsonian en 1991. Con el apoyo de la National Science Foundation, continuó supervisando el monitoreo de aves en Biological Dynamics de Forest Fragments Project hasta 2016. Sin embargo, alrededor de 2008, él y sus estudiantes graduados notaron que rara vez podían encontrar algunas especies de aves que habían observado en años anteriores.

Stouffer y sus estudiantes idearon un plan de investigación para recopilar nuevos datos que serían directamente comparables con muestras históricas de principios de la década de 1980. Los estudiantes graduados de LSU Vitek Jirinec y Cameron Rutt colaboraron con Stouffer para sintetizar los resultados, con la ayuda de la experiencia en modelado computacional del coautor, el profesor asistente del Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de LSU, Stephen Midway.

El equipo analizó el vasto conjunto de datos que abarcó más de 35 años y cubrió 55 sitios para investigar lo que Stouffer y sus estudiantes graduados habían observado en el campo.

"Es un conjunto de datos muy grande de una serie de lugares recopilados durante muchos años. No es solo una casualidad. Parece que hay un patrón real y parece que podría estar relacionado con cosas que sabemos que están sucediendo con el cambio climático global que están afectando incluso este lugar tan virgen", señala Midway. Esta tendencia a la baja indica una línea de base cambiante que podría haber pasado desapercibida.

"Nuestra nostalgia era correcta: ciertas aves son mucho menos comunes de lo que solían ser --advierte Stouffer--. Si los patrones de los animales están cambiando en ausencia de cambios en el paisaje, es una advertencia seria de que simplemente preservar los bosques no mantendrá la biodiversidad de la selva".

En general, las aves que han experimentado las disminuciones más drásticas viven en o cerca del suelo del bosque, donde se alimentan de artrópodos, en su mayoría insectos. Sin embargo, existe cierta variación entre las especies ganadoras y perdedoras en la selva tropical.

Por ejemplo, están desapareciendo aves que buscan insectos en el suelo del bosque debajo de las hojas y otros desechos, como el Myrmornis torquata o el Cyphorinus arada, un ave rara vez vista con una de las voces icónicas del Amazonas.

Por el contrario, el hormiguero de pluma blanca, o Pithys albifrons, no ha disminuido y sigue siendo común. Su estrategia de alimentación puede ser la clave de su capacidad de recuperación ya que este sigue a los enjambres de hormigas merodeadores que revuelven otros insectos escondidos en el suelo del bosque y no está atado a un solo lugar en la selva tropical, sino que viaja y come una variedad de presas que emergen de los enjambres de hormigas.

Los científicos también encontraron que los frugívoros, o aves que también comen frutas, están aumentando en abundancia. Esto sugiere que las aves omnívoras con dietas más flexibles pueden adaptarse a las condiciones ambientales cambiantes.

Se necesita más investigación para comprender mejor las pérdidas ocultas y la línea de base cambiante que están ocurriendo en la selva amazónica y otras partes del planeta. "La idea de que las cosas están cambiando, incluso en las partes más vírgenes de nuestro planeta, pero ni siquiera lo sabemos, ilustra la necesidad de que prestemos más atención", advierte Stouffer.