23 de septiembre de 2019
26 de julio de 2009

La Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) confía en que su actividad se prolongue más allá de 2010

Ecologistas piden "el cierre paulatino y escalonado" de las plantas en España como se ha "decidido en Alemania"

ALMARAZ (CÁCERES), 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Relaciones Institucionales de la Central Nuclear de Almaraz (Cáceres), Aniceto González Sánchez, adelantó hoy en una entrevista concedida a Europa Press Televisión la confianza que tienen tanto en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), como en la decisión del Gobierno central, para autorizar la prórroga de vida de esta planta otros diez años más, una vez expire la licencia de explotación que está fijada actualmente para 2010.

"Confiamos que la actividad de Almaraz se prolongue hasta 2020", aseveró González desde las instalaciones de esta central que cuenta con dos reactores en funcionamiento. Ante lo que reconoció que pese a ser "conscientes de que la decisión final" sobre este asunto "la tiene el Ministerio de Industria", esperan que "el informe técnico" del CSN les "sea favorable y positivo", al igual que "la del propio ministerio".

Para defender la continuidad de su actividad, expuso que esta planta, cuya vida arrancó en 1981, está en el "décimo puesto a nivel mundial, entre las 439 nucleares", existentes en la actualidad, ya que según observó ocupa esta posición por varios factores, entre ellos "la seguridad, carga, producción y disponibilidad de producción".

Esta central, que emplea a "unos 750 trabajadores", entre empleos directos e indirectos y en la que participan Iberdrola con un 53 por ciento de las acciones, seguida de Endesa y Unión Fenosa, que cuentan con el 36 y el 11 por cien del capital inversor, respectivamente, produce "más de un cuarto del total de la red eléctrica en territorio nacional", o lo que es lo mismo, alcanza una producción anual "de 16.000 millones de kilovatios".

ALMACÉN DE RESIDUOS

En cuanto a los residuos radiactivos que genera, diferenció entre los considerados "de baja actividad, que se gestionan" a través de la Empresa Nacional de Residuos(ENRESA), emplazada en El Cabril (Córdoba), donde se depositan "todos los residuos de las centrales" del país y por otro lado señaló que los considerados "de alta actividad" son "controlados" y almacenados en las instalaciones de cada planta.

Al respecto, señaló que el grado de ocupación de las dos unidades de las que disponen ellos, está "al 69 por ciento" en el caso de 'Almaraz I' y entorno "al 65" en 'Almaraz II', por lo que apuntó que disponen de "autonomía" para continuar en funcionamiento "hasta 2021 o 2023".

Sobre este tema, manifestó sus deseos de que el Ejecutivo central decida con prontitud sobre la localización del almacén de residuos, para depositar los desechos de las nucleares que se reparten por la geografía española, seis en total con ocho reactores. "Suponemos que el Gobierno tendrá que determinar, por fin, la ubicación de un almacén centralizado para albergar los residuos de todas las plantas", precisó.

En cuanto a las ganancias que obtienen anualmente por la distribución de la electricidad que genera Almaraz, eludiendo dar cifras, indicó "que la gestión del precio del kilovatio corresponde a las empresas propietarias".

INCIDENCIAS

De otra parte, preguntado por las incidencias señaladas por diversos movimientos ecologistas como ADENEX, Ecologistas en Acción, Greenpeace o la Plataforma Ciudadana Cerrar Almaraz, entre otros, acerca de la "aparición de grietas" y otras anomalías que a juicio de los conservacionistas son "peligrosas" y se han registrado en estas instalaciones, expuso que el Consejo de Seguridad Nuclear, "mantiene una vigilancia exhaustiva" de las nucleares, las cuales han de notificar a este órgano cualquier problema que pudiera surgir y reconoció que en "el último semestre" ellos han remitido "tres notificaciones" al CSN.

Al respecto, indicó que las causas de las "anomalías" comunicadas son diversas. "La primera fue referida a discrepancias en el sistema y procedimiento de evaluación de las curvas de extensión y temperatura en la unidad I "; la segunda incidencia se registró "en tareas de bajada de carga de la unidad II, por lo que hubo que parar manualmente el reactor"; y la tercera fue "referida al tránsito de unas serie de cables que no reunían criterios de separación", según detalló.

Preguntado por si se ha domiciliado esta planta en la región, tal y como solicitó la Junta de Extremadura como condición para apoyar prolongar la actividad de la central, el responsable de relaciones institucionales reconoció que "se ha cumplido" este "requisito", con la tramitación del cambio de domicilio solicitado a la Agencia Tributaria el pasado 22 de abril. De este modo, según observó solicitaron "la modificación de domicilio fiscal en Almaraz" para que la planta comience a tributar en Extremadura.

ECOLOGISTAS Y CIERRE PAULATINO

En contra de la continuidad de la central se posiciona la Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura (Adenex), que reclama que se cumplan las promesas electorales realizadas por el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, y en consecuencia se cumpla "el plan de cierre paulatino y escalonado" de las nucleares en España.

A modo de ejemplo, el coordinador de este colectivo, Jesús Valiente, indicó que "Alemania ya lo ha decidido" de este modo según "se cumpla el periodo de explotación" de sus plantas, y como alternativa apuntó que para ello "se han basado en las fuentes renovables", en concreto destacó el abastecimiento de electricidad con energía solar, y destacó que "España dispone de más horas de sol" que el país germano.

Asimismo, instó a la investigación e inversión en energías limpias, ya que, a su entender "la nuclear es tremendamente cara, peligrosa y se depende del exterior" para obtener uranio, "que es muy caro". Además, subrayó que los desechos radiactivos "tienen una vida media de decenas de miles de años", antes de concluir que el almacén de residuos "es una medida impopular" porque "nadie en Europa quiere" un cementerio nuclear.

Las cinco personas encuestadas por Europa Press Televisión en la localidad de Almaraz se manifestaron por unanimidad a favor de la central, por considerar que "da mucho empleo y genera riqueza" en la zona. Todos los entrevistados reconocieron haber trabajado en la central o tener familiares que desempeñan labores en la misma.

FUNCIONAMIENTO

En cuanto al funcionamiento de Almaraz, en primer lugar se aloja en el reactor 157 elementos de combustible de uranio, que producen una reacción en cadena por fisión, alcanzando el agua temperaturas de hasta 300 grados, por lo que es conducida por un circuito de tubos para su refrigeración y en cuanto al vapor de agua en contacto con la turbina genera con el movimiento energía mecánica que unida al alternador produce electricidad, la cual es distribuida directamente al sistema eléctrico nacional.

Los residuos más peligrosos se depositan en una piscina y cada 18 meses se para la planta para labores de mantenimiento y también para sustituir un tercio del combustible, que durará cuatro años.