19 de noviembre de 2019
  • Lunes, 18 de Noviembre
  • 16 de agosto de 2019

    Las consecuencias del fuego en Gran Canaria: 679 hectáreas calcinadas de áreas protegidas y especies endémicas afectadas

    SEO/BirdLife alerta de la pérdida de hábitat de "un buen número de especies singulares"

    Las consecuencias del fuego en Gran Canaria: 679 hectáreas calcinadas de áreas protegidas y especies endémicas afectadas
    Pinzón azul de Gran Canaria SEO/BIRDLIFE - ARCHIVO

    MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El Ministerio para la Transición Ecológica confirmó esta semana a Europa Press que el incendio de Gran Canaria, que ha calcinado más de 1.500 hectáreas en un perímetro aproximado de 23 kilómetros, en la zona central de la isla, ha afectado a una Zona de Especial Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000, así como a especies endémicas vulnerables de la isla.

    "En base a la información proporcionada por los sensores infrarrojos VIIRS (Visible Infrared Imaging Radiomer Suite) empleados por el European Forest Fire Information System (EFFIS) de la Comisión Europea, se han visto afectadas aproximadamente 679 hectáreas de la Zona de Especial Conservación denominada El Nublo II", aseguraron a Europa Press fuentes del Ministerio.

    El Nublo II ocupa un 21% de la superficie terrestre de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, y abarca los municipios de Tejeda, Artenara y Vega de San Mateo. El incendio afectó a Tejeda, Artenara y Gáldar.

    Asimismo, conforme a la información cartográfica disponible, el Ministerio aseguró que el fuego había afectado tanto a zonas de uso restringido (superficies con una alta calidad biológica o que albergan elementos frágiles o representativos) como zonas de uso moderado (superficies que permiten la compatibilidad de su conservación con actividades educativo-ambientales y recreativas) y de uso tradicional (superficies donde se desarrollan usos agrarios y pesqueros tradicionales compatibles con la conservación).

    El área afectada es, además, hábitat de interés comunitario de los pinares endémicos canarios. Además, coincide con el área de presencia de 'Tanacetum ptarmiciflorum' (también conocido como 'arbusto cordón de plata'), especie endémica de la isla de Gran Canaria, donde posee en la actualidad tres subpoblaciones distribuidas en las cumbres de la isla.

    Precisamente, 'Tanacetum ptarmiciflorum' se encuentra incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría de "vulnerable" en el 'Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas' del Ministerio, que advierte de que "es preciso realizar trabajos de campo para conocer el grado de afectación a estos valores".

    Por su parte, desde SEO/BirdLife explican en un comunicado que las áreas afectadas por el fuego "son el hábitat de un buen número de especies singulares y han sido identificadas y protegidas por el alto valor ecológico de los ecosistemas que contienen. En ellas podemos encontrar, por ejemplo, especies como cernícalos, gavilanes, currucas, picos picapinos, pinzones, petirrojos, mosquiteros o reyezuelos, entre otras, siendo algunas de estas especies o subespecies endemismos exclusivos de Canarias o de la Macaronesia".

    "Por otro lado, en la cumbre de la isla también encontramos un núcleo poblacional de pinzón azul de Gran Canaria, la especie de paseriforme con la población más pequeña de todo el Paleártico occidental, muy amenazada y con unas densidades preocupantemente bajas. De hecho, el incendio habría pasado muy cerca, a menos de 5 kilómetros de dicha población", según ha indicado el delegado de SEO/BirdLife en Canarias, Yarci Acosta.

    RECUPERACIÓN

    Por todo ello, la ONG insiste en la necesidad de "identificar con rigor el impacto real del siniestro sobre las áreas protegidas y sobre las especies que en ellos habitan, para poner en marcha medidas concretas encaminadas a acelerar el proceso de regeneración natural de las zonas quemadas, prestando especial atención al estado de conservación de las especies singulares que habitan dichos espacios, así como a la importancia de evitar la desaparición del suelo".

    Además, ve de "vital importancia canalizar adecuadamente la solidaridad de la población canaria expresada en el deseo de colaborar en la restauración de los ecosistemas afectados, de manera que las buenas intenciones no generen en impactos negativos fruto de la falta de coordinación de estas tareas que requieren un conocimiento técnico".

    En la misma línea, desde el Ministerio señalan que para la recuperación de las áreas afectadas se pueden poner en marcha "diversas herramientas financieras". En este sentido, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación cuenta con una partida específica para la recuperación de áreas forestales afectadas por incendios dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

    Fuentes del Ministerio que dirige Teresa Ribera recuerdan, además, que el Gobierno de Canarias ya puso en marcha fondos comunitarios específicos para la conservación de hábitats y especies de interés comunitario, en el marco del proyecto LIFE+, en el Parque Nacional de Garajonay, que se vio afectado por el gran incendio que tuvo lugar en la isla de La Gomera en 2012.