2 de abril de 2020
28 de diciembre de 2008

La cuenca del Duero contará con un nuevo Plan Hidrológico "más completo" a finales de 2009

VALLADOLID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La cuenca del Duero contará con un nuevo Plan Hidrológico a finales del año 2009 o en el primer trimestre de 2010, un documento que será "magnífico" y "mucho mejor" y "más completo" que el anterior plan, que data del año 1998.

"Es un documento importantísimo; después de la Ley de Aguas es la referencia en toda la política del agua en la cuenca del Duero", anunció el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) , Antonio Gato, en una entrevista a la agencia Europa Press.

Gato recordó que el próximo mes de enero finalizará la fase previa a la aprobación de ese Plan Hidrológico en lo que se denomina "esquema de temas importantes" que "ha supuesto un trabajo intenso por parte de la oficina de planificación y ya es una realidad".

"Tras la fase de consultas --relató Antonio Gato-- nos meteremos con la fase final del plan para tenerlo aprobado a finales de 2009 o primer trimestre de 2010".

Para el presidente de la CHD, el nuevo Plan Hidrológico de la cuenca del Duero, que tendrá vigencia hasta el año 2015, será "una visión completa y absoluta" de todos aquellos problemas relacionados con el agua en la cuenca del Duero.

Antonio Gato no ocultó su satisfacción por el resultado de este nuevo plan. "Yo estoy muy contento de cómo está quedando, de cuál va a ser el resultado que ya se anticipa", continuó el presidente de la CHD, que aseguró que se trata de un plan "muy participativo" porque se ha abierto a todos aquellos que tienen relación con el agua, entre los que citó a los regantes, las empresas hidroeléctricas, los ayuntamientos, los ecologistas y las administraciones públicas que tienen competencias, como la Junta de Castilla y León.

"El proceso ha sido bueno y yo creo que satisfactorio para todos y creo que tendremos un muy buen plan de cuenca para una vigencia 2009-2015", añadió el presidente de la CHD, que recordó que el horizonte final es el que ha marcado la Directiva Marco del Agua que obligará a cumplir y tener solucionadas en 2015 una serie de cuestiones relacionadas con el agua y los planes hidrológicos diseñados.

Antonio Gato explicó que un plan no es sólo un compendio de información de todo lo que ocurre con el agua, "que no es poco", sino que es un documento de referencia para muchos asuntos, como concesiones que tienen que ser compatibles con las determinaciones del plan, usos del regadío o dotaciones de cada zona regable por lo que "es un documento normativo y sirve en casos de conflicto para determinar los derechos de cada usuario del agua".

Según explicó Gato, este tipo de planes valoran también los recursos, el agua del que se dispone y establece los usos, cómo se reparte este bien al mismo tiempo que fija unos horizontes de futuro de modo que si los usos detectados son mayores que las disponibilidades "establece también las medidas que hay que tomar o bien para optimizar la demanda, modernizando regadíos o siendo más eficiencias, y previendo qué infraestructuras serán necesarias en el futuro para cumplir las demandas actuales y futuras".

Antonio Gato fue más allá y recordó que el Plan Hidrológico será también un documento muy importante en materia de depuración porque establece los objetivos de calidad en los tramos de los ríos y, por tanto, las necesidades de actuación y de inversión.

Preguntado por el estado de salud del agua de la cuenca del Duero, Antonio Gato reconoció que no es malo pero "necesita mejorar" para lo que abogó por poner en marcha un tratamiento de choque importante ya que, mientras los grandes núcleos de población de la cuenca están depurando en condiciones adecuadas, se detectan "serias deficiencias" a medida que se van disminuyendo los tramos de población.

"Especialmente de 15.000 habitantes para abajo tenemos muchos deberes por hacer en la cuenca del Duero, y la Directiva Marco del Agua y la normativa no establecen distinciones, el agua tiene que devolverse a los ríos en buenas condiciones igual en una población de 350.000 habitantes que en un municipio de 5.000", advirtió el presidente de la CHD.

Gato centró su principal preocupación en el tramo de municipios de entre 2.000 y 15.000 habitantes equivalentes y recordó que otra "problemática específica" de la comunidad autónoma de Castilla y León está en las poblaciones de menos de 2.000 habitantes, "de las que tenemos muchísimas en la cuenca y con muchísima diferencia con el resto de comunidades".