23 de enero de 2019

La economía ambiental aumentó un 6% en 2017 hasta representar el 1,87% del PIB y generó 274.000 empleos nuevos

La economía ambiental aumentó un 6% en 2017 hasta representar el 1,87% del PIB y generó 274.000 empleos nuevos
18 de diciembre de 2018 SIEMENS GAMESA - ARCHIVO

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El valor añadido bruto de la economía ambiental creció un 6 por ciento durante 2017 hasta llegar a representar el 1,87 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), al tiempo que generó un total de 274.000 empleos, lo que supone el 1,53 por ciento del total de empleos en la economía española, según datos de la Cuenta de bienes y servicios ambientales del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En su conjunto, la economía ambiental, es decir las actividades asociadas a la protección del medio ambiente y la gestión de los recursos naturales representó tres centésimas más que el año anterior, hasta el 1,87 por ciento del PIB en 2017 y generó el 1,53 por ciento del empleo total.

El Valor Añadido Bruto (VAB), es decir, asociado a la producción de bienes y servicios ambientales, generó 21.814 millones de euros, es decir un 6 por ciento más que el año anterior y el empleo generado en el sector creció un 2,6 por ciento.

Por tipo de actividad, las que mayor peso tuvieron en el VAB fueron el suministro de energía eléctrica, el gas, vapor y el aire acondicionado, que supuso el 37,8 por ciento del total. A esta le sigue el suministro de agua, las actividades de saneamiento y la gestión de residuos y descontaminación, que generaron el 25,9 por ciento del total.

Si bien, la actividad que mayor repercusión tuvo en la tasa de crecimiento fue el sector del suministro de energía, con 3,663 puntos), mientras que la Agricultura, ganadería, selvicultura y pesca fue la que menos aportó a la tasa de crecimiento, con 0,044 puntos.

Dentro de la actividad ambiental, se incluye también a las industria extractivas y manufacturera, que aportó el 0,987 puntos a la tasa de crecimiento, mientras que, por su parte, la construcción aportó el 0,173 puntos.

Por volumen de empleo, el suministro de agua, las actividades de saenamiento, la gestión de los residuos y la descontaminación generaron el 36,5 por ciento del total del empleo ambiental, seguido por el sector servicios, que aportó el 26,6 por ciento.

El sector servicios fue el que más aportó a la tasa de crecimiento de empleo, con 0,861 puntos, aunque fue el sector de la Agricultura, la ganadería, selvicultura y pesca el que registró el mayor aumento anual, con un 4,7 por ciento respecto a 2016.

Por otro lado, el INE informa de que las variables recogidas en la Cuenta de Bienes y Servicios Ambientales se clasifican en función del dominio del medio ambiente afectado y ahí, el que mayor peso total tuvo sobre el VAB ambiental generado correspondió al a producción de energía con fuentes renovables, que generó el 43,5 por ciento, seguido de la gestión de residuos, que aportó el 17,3 por ciento del total.

En materia de exportaciones, el sector ambiental generó 6.949,1 millones de euros, un 12,2 por ciento de crecimiento respecto al periodo anterior. Los ámbitos que tuvieron un mayor peso en las exportaciones fueron la Producción de energía mediante fuentes renovables, con el 30,8 por ciento del total de las exportaciones; la gestión y el ahorro de energía y calor, con un 20,6 por ciento.

Esas exportaciones incluyen los productos energéticos conocidos como biocombustibles y los vienes de equipo relacionados con la producción de energía eléctrica renovable (los grupos electrógenos de energía eólica) y a un menor consumo de energía (electrodomésticos de la máxima certificación energética).

A estos le siguen el 16,5 por ciento que supusieron las exportaciones de protección al suelo, las aguas subterráneas y las aguas superficiales; el 6,8 por ciento de la gestión de residuos; el 6,5 por ciento la protección del aire y el clima y el 1,8 por ciento la gestión de aguas residuales entre otros.

La Contabilidad Medioambiental del INE es una operación estadística de síntesis para integrar la información medioambiental de manera coherente en el sistema de Cuentas Nacionales. Estas cuentas siguen la metodología del Sistema de Contabilidad Económica y Ambiental Integrada que fue desarrollada por Naciones Unidas.