15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 26 de junio de 2019

    Los españoles reciclaron un 39% más de residuos electrónicos, pilas, baterías y toners en 2018 a través de Recyclia

    Los españoles reciclaron un 39% más de residuos electrónicos, pilas, baterías y toners en 2018 a través de Recyclia
    El consejero delegado de Recyclia, José Pérez, presenta los resultados de gestión de residuos de 2018EUROPA PRESS

    MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Los españoles reciclaron un 39 por ciento más de toneladas de residuos electónicos, pilas, baterías, toners que se gestionan a través de Recyclia, que administra los sistemas integrados de gestión de Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolum y Ecopilas.

    Durante la presentación de resultados de 2018, el consejero delegado de Recyclia, José Pérez, el crecimiento de la suma en las cinco fundaciones ha sido del 39 por ciento, hasta alcanzar casi las 50.000 toneladas de residuos gestionadas; exactamente 49.757 toneladas de las que 43.544 fueron residuos electrónicos y 6.213 de pilas y baterías.

    "Es un récord histórico", ha defendido Pérez que ha precisado que en el caso de los residuos electrónicos el aumento es del 33 por ciento; en el caso de las pilas el incremento es del 154,6 por ciento, es decir más del doble, en parte porque a traves de Ecopilas se tripicaron las toneladas de baterías industriales gestionadas.

    En números absoltuos Ecopilas recicló en 2018 un total de 6.213 toneladas de pilas y baterías frente a los 3.033 del año anterior y esto, según el consejero delegado se debe al papel pundamental de las baterías industriales, que han supuesto el 54,6 por ciento del total. Estas baterías son las que pesan más de un kilogramo, es decir, las de los aparatos y sistemas industriales.

    En cuanto a los residuos electrónicos, cuya gestión a través del sistema de gestión de Ecoasimelec, que incluye moviles, escaner méidcos, paneles fotovoltaicos y luminarias, se gestionaron 35.877 toneladas, 10.000 más que el año anterior.

    En total se alcanzaron 43.544 toneladas de residuos, lo que supone un incremento del 33 por ciento respecto a 2017 y en suma, se alcanzan 257.000 toneladas desde que comenzó su actividad en 2005.

    Por otro lado, los españoles reciclaron 4.400 toneladas de aparatos ofimáticos y de impresión, pero en este caso, el 65 por ciento procedió del canal profesional. Durante 2018 se crearon 291 puntos de recogida que permitieron alcanzar este año los 8.191 puntos.

    En esta línea, durante 2018 Recyclia puso en marcha Tragatoner/Tragatinta, que es la primera iniciativa para reciclar los cartuchos de toner y tinta de las impresoras a raíz de la entrada en vigor de la normativa que hacía obligatoria esta recogida y gestión. De hecho, Pérez ha destacado que "en solo cuatro meses" se recogieron 37.510 kilos y se instalaron 824 puntos propios de recogida en establecimientos, grandes empresas, edificios públicos y puntos limpios.

    Respecto a las pilas y baterías gestionadas por Ecopilas el año pasado se recogieron 2.538 toneladas de pilas domésticas, el 41 por ciento de las comercializadas, una cifra que "apenas" está cuatro puntos por debajo del objetivo exigido por la normativa. El resto, hasta las 6.213 fueron pilsa y baterías industriales.

    Pérez ha recordado que desde 2008, la fundación ha recogido más de 30.000 toneladas de pilas y baterías domésticas, industriales y de automoción.

    En suma, Recyclia cuenta con 897 empresas adheridas, lo que supone un 11 por ciento más que el año anterior a través de Ecopilas y, en total, con las cinco fundaciones, Ecoasimelec, Ecofimática y Ecolum suman 55.000 puntos de recogida, "la red capilar más extensa de España por detrás del SIG de Ecoembes", de los que 37.318 son puntos de recogida de pilas (1.780 más que el año anterior) y 21.560 para aparatos electrónicos (2.865 nuevos este año).

    Una de las nuevas líneas de gestión iniciadas por Reyclia son operaciones "específicas" para paneles solares y baterías de coches eléctricos, ya que aunque el consejero delegado ha admitido que aún son flujos "escasos" de residuos tiene una "gran previsión de crecimiento.

    Si bien, ha precisado que la vida útil de un panel solar es de 25 años, por lo que esperan empezar a gestionar pronto los de los huertos fotovoltaicos que se instalaron en el año del "boom" de 2008. Mientras, con la gestión de los paneles que se estropean o rompen, en 2018 gestionaron 51.733 kilos de paneles y 1.766 kilos de baterías de vehículos eléctricos.

    A este respecto, ve un gran "potencial" de creación de empresas y de un sector de la gestión de estos residuos en España ya que en la actualidad no hay a nivel nacional nigún gestor, de modo que paneles y baterías de coches eléctricos se envían a Francia y Alemania para su gestión.

    Por tanto, desde Recyclia ven en el sector de la gestión de residuos una gran oportunidad para "crear empleo de calidad, fomentar la economía circular y mejorar el medio ambiente".

    Para Pérez, "este año ha sido un punto de inflexión que ha supuesto un salto cualitativo importante porque se generan sinergias que nos llevan a un objetivo de alcanzar 44.000 puntos de recogida en 2020".

    Entre los principales problemas para alcanzar el objetivo europeo de gestionar el 65 por ciento de estos residuos, ha lamentado que "el 35 por ciento" se escapa a la gestión. "Desaparece del circuito y se generan flujos ilegales y un tráfico ilegal de residuos internacional que nos afecta y preocupa", ha lamentado.

    Por ello, reclama mayor seguridad en los puntos limpios, algo que ha recordado que es competencia municipal; pero también dotar de más medios al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, aumentar las multas.

    En este contexto, ha coincidido en apoyar la petición de otros SIG de reclamar al Ministerio para la Transición Ecológica un Observatorio de Datos del Reciclaje que recoga los residuos que se gestionan tanto como los que también se reciclan pero no están en ningún sistema, así como mejorar el sistema de Responsabilidad Ampliada del Productor.

    "Hay unos objetivos muy exigentes y si no sumamos todos será muy difícil cumplirlos", ha concluido.

    Para leer más