5 de agosto de 2020
13 de julio de 2020

Los fenómenos naturales segaron la vida de más de 1.000 personas en España en los últimos 20 años

Los fenómenos naturales segaron la vida de más de 1.000 personas en España en los últimos 20 años
Un hombre de 74 años ha sufrido el primer golpe de calor registrado en la Comunidad de Madrid, según han informado a Europa Press fuentes de Samur-Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid - EMERGENCIAS MADRID - ARCHIVO

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los fenómenos naturales acabaron con la vida de 1.040 personas en España en los últimos 20 años, bien por altas temperaturas, por vientos, por ahogamientos o incendios, según datos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior.

En concreto, de las 1.040 víctimas, 291 fallecieron como consecuencia de las altas temperaturas, 209 por inundaciones, 173 por temporales marítimos, 118 por incendios forestales y 110 por vientos fuertes en tierra.

Según Protección Civil, que gestiona la base de datos nacional de fallecidos por riesgos naturales, las altas temperaturas son el riesgo natural que provoca más muertes en España. Ese dato se incorporó a las estadísticas de fallecidos por riesgos naturales en 2003, año en el que la ola de calor afectó a toda Europa y en España segó la vida a 60 personas por golpes de calor.

A raíz de aquella situación, el Ministerio de Sanidad, junto con la Agencia Estatal de Meteorología y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, activa entre junio y septiembre el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, con el objetivo de reducir el impacto sobre la salud de la población a consecuencia del exceso de temperatura.

El calor tuvo también una especial incidencia en los años 2018, con 42 muertos; 2015, con 33; 2004 con 25; y 2006 con 23. En 2019, un total de 21 personas perdieron la vida por altas temperaturas.

En este contexto y en unos días con varias temperaturas con avisos por riesgo de calor, Protección Civil recuerda la importancia de adoptar medidas de autoprotección para minimizar la vulnerabilidad de las personas ante estos riesgos y recomienda, especialmente en verano que es preciso antener una buena hidratación, limitar las exposiciones al sol en las horas centrales del día y evitar actividades que puedan provocar un golpe de calor, así como vestir ropa de colores claros, cubrirse la cabeza para protegerse de la radiación solar y tomar comidas ligeras y regulares ricas en agua y sales minerales.

Además, el Ministerio de Sanidad, junto con la Agencia Estatal de Meteorología y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, activa cada año el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud con el objetivo de reducir el impacto sobre la salud de la población a consecuencia del exceso de temperatura.

Asimismo, en un contexto de impacto por el cambio climático, con veranos más largos y más olas de calor, Protección Civil insta a permanecer en alerta y adoptar las medidas de autoprotección que minimicen la vulnerabilidad ante las altas temperaturas.

Por otro lado, ante los fenómenos meteorológicos adversos suelen causar mayor mortalidad entre los colectivos más vulnerables, hay que prestar especial atención a los niños, enfermos y a las personas mayores, cuidando que siempre mantengan las conductas aconsejadas para evitar cualquier riesgo.

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias reitera la importancia de seguir estas recomendaciones y pone a disposición de los ciudadanos información relevante en su página web y en sus redes sociales sobre el riesgo diario por altas temperaturas. Además, emite las correspondientes alertas a la población cuando el riesgo es mayor.

Contador

Lo más leído en Sociedad