26 de septiembre de 2020
29 de julio de 2020

Los hábitats más pequeños son peores de lo esperado para la biodiversidad

Los hábitats más pequeños son peores de lo esperado para la biodiversidad
Ejemplar de galápago leproso ('Mauremys leprosa') - JOSEFINA BLANCO - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El continuo declive global de la biodiversidad ha impulsado políticas para proteger y restaurar hábitats para minimizar la extinción de animales y plantas, pero los pronósticos de biodiversidad usados para estas políticas generalmente se basan en suposiciones de un modelo teórico simple que describe cómo cambia el número de especies con la cantidad de hábitat. Un nuevo estudio publicado en la revista 'Nature' muestra que la aplicación de este modelo teórico subestima cuántas especies se extinguen localmente cuando se pierden hábitats.

Los científicos del Centro Alemán para la Investigación Integrativa de Biodiversidad (iDiv), la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (MLU) y el Centro Helmholtz de Investigación Ambiental (UFZ) utilizaron datos de 123 estudios de todo el mundo para establecer el camino para la próxima generación de pronósticos de biodiversidad ante la pérdida y restauración del hábitat.

Una de las teorías más fundamentales en la ciencia de la biodiversidad describe cómo aumenta el número de especies a medida que aumenta el área de hábitat y, por el contrario, a medida que se destruye el hábitat, se pierden especies.

Esta teoría permite a los ecologistas predecir cuántas especies se extinguirán a medida que los humanos destruyan los hábitats naturales, y cuántas especies estarán protegidas cuando los hábitats estén protegidos. Sin embargo, existe una falla potencial en cómo se aplica la teoría a los pronósticos de biodiversidad.

La 'descomposición del ecosistema' se refiere al caso en que algunas especies tienen más probabilidades de extinguirse cuando se pierde el hábitat de lo previsto por la teoría. El pionero biólogo conservacionista, Thomas Lovejoy, acuñó el término para describir los resultados de estudios en pequeñas islas forestales que quedaron después de la tala en la Amazonía brasileña.

Los altos niveles de luz solar invadieron el sotobosque del bosque normalmente oscuro, perjudicando a las plantas adaptadas a las condiciones de poca luz. Los animales más grandes, como los monos y los grandes felinos, se fueron o se extinguieron localmente.

Utilizando herramientas estadísticas rigurosas y una base de datos de 123 estudios de islas de hábitat de todo el mundo, el doctor Jonathan Chase, jefe del grupo de investigación de Síntesis de Biodiversidad en iDiv y profesor en MLU, y sus colegas proporcionan evidencia concluyente de que la descomposición del ecosistema es generalizada y apuntan a una forma de desarrollar modelos de pronóstico de biodiversidad más realistas.

Específicamente, los científicos encontraron menos individuos, menos especies y menos incluso comunidades en muestras tomadas de un hábitat pequeño en comparación con muestras del mismo tamaño y esfuerzo tomadas de un hábitat más grande.

Jonathan Chase señala que "los modelos matemáticos que se usan para los pronósticos de biodiversidad generalmente ignoran los efectos de la descomposición del ecosistema. Esto se debe a que, hasta ahora, no teníamos evidencia sistemática de cuán fuertes son sus efectos en los ecosistemas y grupos de especies". Y añade: "Esto significa que la mayoría de los pronósticos subestiman la cantidad de biodiversidad que se pierde a medida que se pierden los hábitats".

Los científicos pasaron años recopilando datos de estudios publicados sobre la pérdida de hábitat en todo el mundo. Estos incluían datos de las islas de bosques tropicales que quedaron dentro de las matrices agrícolas de palma aceitera, café, chocolate y plátanos. De islas en lagos que fueron creadas durante la construcción de presas para la hidroelectricidad. Y de reservas naturales aisladas dentro de la agricultura y la urbanización en expansión en todo el mundo.

Incluyeron datos de estudios sobre plantas y una amplia variedad de animales, incluyendo aves, murciélagos, ranas e insectos. En muchos casos, los datos que Chase y sus colegas necesitaban no estaban disponibles en el documento publicado.

"A menudo volvimos a los autores de los estudios. Muchos de ellos fueron más allá, desenterrando viejos cuadernos de campo y descifrando versiones antiguas de software y hardware para conseguir lo que necesitábamos para nuestros análisis", señala Chase.

Si bien el efecto general de la degradación del ecosistema fue claro, los científicos encontraron alguna variación interesante en su conjunto de datos. "La calidad de la tierra entre las islas de hábitat, que llamamos matriz, influyó en cuán fuerte fue el efecto de la descomposición del ecosistema", explica el doctor Felix May, científico senior de la Freie Universität Berlin.

"Cuando la matriz era muy distinta de las islas hábitat, como en los paisajes con agricultura o urbanización intensas, el decaimiento del ecosistema en las islas hábitat era bastante intenso --añade--. Sin embargo, cuando la matriz era menos hostil, como en la agricultura amigable con las aves y las abejas, encontramos menos extinciones en las islas hábitat".

Otro coautor, el profesor doctor Tiffany Knight, de MLU, UFZ e iDiv, agrega: "Una sorpresa fue que encontramos un deterioro más débil del ecosistema en estudios de Europa, donde la pérdida de hábitat a menudo ocurrió hace cientos de años, en comparación con estudios de otros lugares donde las pérdidas ocurrieron más recientemente".

"Esperábamos lo contrario, porque se cree que la descomposición del ecosistema emerge lentamente a medida que las especies se extinguen --continúa--. Pero lo que encontramos es que diferentes especies reemplazaron a las que se perdieron".

Los resultados de este nuevo estudio podrían verse como terribles porque concluye que muchos pronósticos de pérdida de biodiversidad son demasiado optimistas. Pero los autores prefieren ver el lado positivo.

"Lo que hemos encontrado es que es posible hacer proyecciones más realistas de cómo se perderá la biodiversidad a medida que se pierdan los hábitats --señala Chase--. Esto nos permitirá hacer políticas más informadas con respecto a la protección del hábitat y proporciona incentivos adicionales para restaurar los hábitats para restaurar la biodiversidad desde dentro".

Para leer más