25 de mayo de 2020
17 de agosto de 2009

Incendio.-El fuego que ha asolado 30.000 hectáreas en Santa Bárbara (EEUU) comenzó en una plantación ilegal de marihuana

NUEVA YORK, 17 Ago. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero) -

Ya son más de 30.000 hectáreas de bosque californiano consumidas por culpa del voraz incendio que se desató la semana pasada en el condado de Santa Bárbara, en el sur del estado, y los bomberos siguen sin poder controlar las llamas que al parecer comenzaron en una plantación ilegal de marihuana operada por narcotraficantes mexicanos.

"La Unidad de Narcóticos del sheriff del condado ha confirmado que el campamento donde se originó el fuego era una plantación ilegal de marihuana", afirmaron en un comunicado las autoridades que controlan el bosque nacional Los Padres. "La Unidad de Narcóticos lleva un mes trabajando en la zona para erradicar otras zonas de cultivos ilegales", añadieron.

El diario 'Los Angeles Times' asegura que la Policía está buscando en estos momentos a los responsables del incendio, que al parecer huyeron a pie por la región boscosa una vez que se descontroló el fuego, y ha pedido a la población que estén alertas y que se pongan en contacto con las autoridades si ven a alguien sospechoso.

Una semana después de que se desatara el incendio, los bomberos sólo han podido controlar un 25 por ciento de las llamas, según explicó Vicki Collins, la portavoz de la organización que regenta el bosque Los Padres, quien añadió que han tenido que ser evacuadas más de 200 viviendas, cuyos habitantes todavía no han podido regresar a sus casas.

No es la única zona del estado donde se lucha contra el fuego. Otro incendio de grandes proporciones comenzó el pasado miércoles en las montañas de Santa Cruz, y sólo está controlado en un 30 por ciento. Hasta el momento ha consumido casi 3.000 hectáreas y ha obligado a evacuar a otras dos mil personas en Swanton y Bonny Doon.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, visitó este fin de semana algunas de las zonas afectadas por los incendios -once en todo el estado-, y declaró el estado de emergencia en la región de Santa Cruz para poder disponer de fondos adicionales para combatir contra el fuego, tareas en las que están trabajando más de dos mil bomberos.