8 de marzo de 2021
27 de enero de 2021

El número de rayas y tiburones cae un 71% en 50 años y el 77% de sus especies están amenazadas, según un estudio

El número de rayas y tiburones cae un 71% en 50 años y el 77% de sus especies están amenazadas, según un estudio
La gama de tiburones martillo lisos se desplazó hacia el norte unos 2.800 kilómetros, más de 1.700 millas, durante una importante ola de calor marino que afectó al noreste del Océano Pacífico de 2013 a 2015 - RICHARD HERRMANN / NOAA FISHERIES - ARCHIVO

   MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

   Las poblaciones de rayas y tiburones de los océanos han disminuido un 71 por ciento en los últimos 50 años y el 77 por ciento de todas sus especies están amenazadas, principalmente por la sobrespesca, según concluye un estudio que publica este miércoles la revista 'Nature'.

   El análisis, 'Half a century of global decline in oceanic sharks and rays' (Medio siglo de declive mundial de las rayas y tiburones oceánicos, en castellano) alerta del "alarmante declive" de las poblaciones y rayas que se ha ido registrando durante el último medio siglo sobre todo por la sobrepesca.

   En concreto, los expertos han evaluado 31 especies de las que han observado un 71 por ciento de pérdida de población global desde 1970, al mismo tiempo que se duplicaba la presión pesquera y se triplicaban las capturas de rayas y tiburones.

   El informe refleja que el 77 por ciento de las especies oceánicas de tiburones y rayas entran ahora en la categoría de especies "en peligro de extinción" de acuerdo con los criterios de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

   El doctor y catedrático de la Simon Fraser University Nicholas Dulvy ha explicado que el estudio demuestras que a pesar de que la mayoría de especies se aleja más de tierra firme, las rayas y los tiburones oceánicos sufren un riesgo de extinción "excepcionalmente elevado, mucho mayor que, por ejemplo, una especie de ave, mamífero o rana".

   "Sobreexplotar las especies oceánicas de tiburones y rayas pone en peligro la salud de ecosistemas oceánicos y la seguridad alimentaria de algunos de los países más pobres del mundo", ha advertido.

   Así, el estudio señala que algunas especies que en el pasado eran abundantes y presentaban una amplia área de distribución ahora están "diezmadas de forma tan vertiginosa" que ahora se encuentran en las dos categorías con mayor peligro de extinción de la Lista Roja de la UICN.

   Por ejemplo, el marrajo dientuso (Isurus oxyrinchus), una especie con gran valor comercial, ha sido recientemente clasificada "en peligro", mientras que el emblemático tiburón oceánico (Carcharhinus longimanus) se considera ahora "en peligro crítico" de extinción.

   Los autores calculan que hay dos indicadores que permiten cuantificar los avances de las especies oceánicas de tiburones y rayas de cara a la consecución de las metas de Aichi para 2020 dentro del marco del convenio sobre diversidad biológica de Naciones Unidas.

   En concreto, el autor principal del estudio y postdoctorando de la Universidad Simon Fraser Nathan Pacoureau, ha afirmado que las rayas y los tiburones oceánicos son "vitales para la salud de vastos ecosistemas marinos, pero, como se hallan escondidos bajo la superficie del océano, tradicionalmente ha sido difícil evaluar y monitorizar el estado de sus poblaciones".

   "Nuestro estudio constituye la primera síntesis mundial del estado de estas especies esenciales en un momento en el que los países deberían estar haciendo esfuerzos para corregir sus progresos insuficientes para alcanzar los objetivos globales de sostenibilidad establecidos. Aunque nuestra intención inicial era utilizar el estudio como un informe de evaluación útil, ahora tenemos la esperanza de que también sirva como una llamada urgente de advertencia", ha manifestado.

   Precisamente los autores recuerdan que los tiburones y las rayas son excepcionalmente susceptibles a la sobrepesca porque acostumbran a crecer lentamente y tener pocas crías.

   Además, están valorados por su carne, sus aletas, el aceite de su hígado, sus branquiespinas o como trofeos en la pesca y el buceo recreativos.

   La sobreexplotación pesquera de las especies oceánicas de tiburones y rayas ha desbancado y rebasado con creces la gestión sostenible de los recursos.

   Los investigadores critican que los gobiernos "se han quedado cortos" a la hora de cumplir con las obligaciones contraídas en virtud de los tratados sobre biodiversidad, que consistían en proteger las especies amenazadas y acabar con el comercio internacional no sostenible de partes de sus cuerpos.

   Al mismo tiempo, acusan a los organismos regionales que gestionan las pesquerías internacionales de especies oceánicas de tener un mal historial a la hora de respetar los dictámenes científicos y no han priorizado la protección de los tiburones y las rayas frente a otros intereses.

   Para la presidenta del proyecto de The Ocean Foundation Shark Adocates International, Sonja Fordham, el análisis general es "sombrío" aunque recuerda que existen algunas "historias de éxito" en materia de conservación de tiburones que permiten albergar "esperanzas".

   A ese respecto, ha añadido que han logrado documentar una recuperación de varias poblaciones del Atlántico Noroccidental, entre las que figura el gran tiburón blanco y los tiburones martillo, que se ha conseguido imponiendo límites de pesca basados en la ciencia.

   Por ello, defiende que introducir salvaguardias relativamente simples puede ayudar a salvar a los tiburones y las rayas, pero advierte de que "se acaba el tiempo" y urge aplicar "en todo el planeta" medidas de conservación para evitar una miríada de consecuencias negativas y garantizar un futuro "más brillante para estos animales extraordinarios e irremplazables".

Para leer más