14 de agosto de 2020
16 de julio de 2020

Odile Rodríguez de la Fuente:"Mi padre daría al COVID una lectura de humildad necesaria para poner la vida en el centro"

Odile Rodríguez de la Fuente:"Mi padre daría al COVID una lectura de humildad necesaria para poner la vida en el centro"
Odile Rodríguez de la Fuente, bióloga y autora del libro 'Félix, el hombre', sobre la figura del recordado naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, fallecido hace 40 años. - PLANETA

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La lectura que el naturalista Félix Rodríguez de la Fuente --fallecido en accidente de avión hace 40 años-- haría de la pandemia del coronavirus sería "la de la humildad necesaria para poner la vida en el centro", ya que él criticaba que la sociedad se había "encumbrado en una especie de soberbia hacia otras formas de vida y no consideraba al homo sapiens como una parte indisoluble de la naturaleza".

Así opina su hija, Odile Rodríguez de la Fuente, en una entrevista con Europa Press con motivo de la presentación este jueves del libro 'Félix, un hombre en la Tierra' de editorial Planeta, que incluye los testimonios más significativos y desconocidos de la obra de su padre así como sus intervenciones radiofónicas y en televisión.

El libro está organizado en diez capítulos con las reflexiones, más allá de su faceta más conocida como divulgador de la naturaleza y defensor de especies emblemáticas de la fauna ibérica e incluye además dibujos y material inédito del divulgador, a quien su hija define como un "pensador visionario" y un "agitador de conciencias".

Así, Odile recuerda que su padre criticaba la soberbia del hombre sobre otras formas de vida cuando es una "hebra más que depende íntimamente de la naturaleza y la vida".

Por ello, cree que él hubiera hecho la lectura de que "si un organismo tan pequeño, invisible y que ni siquiera está vivo estrictamente puede poner en jaque a toda la sociedad global es una lección de humildad desde la vida con mayúsculas sobre el planeta hacia la especie humana, que tiene que parar, reflexionar y cambiar muchas cosas".

"Tenemos que colocar la vida en el centro de todo. Ahora mismo el centro es el dinero, el éxito tal y como lo percibimos y mantener un sistema socioeconómico en marcha y en crecimiento a toda costa en un planeta con recursos limitados", lamenta la bióloga y autora, que cree que la sociedad supedita en este momento todo al bienestar y calidad de vida y que entiende la naturaleza como un fin para amasar más y más.

En ese sentido, estima que Félix hubiera dado la vuelta a esas premisas que tienen que cambiar y que su padre lo haría desde algún organismo internacional.

EL TESTIMONIO DE 'FÉLIX'

Entre las novedades del libro Odile explica que la obra que se presenta este jueves cubre un vacío porque no había ningún libro dedicado al cien por cien a darle voz a su padre. "Nos dejó afortunadamente una ingente obra audiovisual, radiofónica y escrita de sus pensamientos, reflexiones, muy autobiográficos, porque habla de su vida su infancia lo que le mueve. Muchas veces he pensado que cuando la gente verdaderamente conecta con él no es cuando se habla de mi padre sino cuando él mismo habla y se explaya", añade.

Por eso, en este libro es Félix quien habla a través de sus citas que habían quedado en el olvido años después de su publicación en 300 horas de radio o en televisión distribuidos en diez capítulos.

Precisamente, en el capítulo 'La soledad del hombre', Félix habla de la soledad "profunda y existencial", algo "muy actual" en un contexto de agitada cotidianeidad. "Es un libro muy filosófico", precisa Odile, que señala que el no se trata solo del Félix del lobo y el águila, sino que incorpora muchos conceptos de los que Félix Rodríguez de la fuente hablaba ya en los años 60 y 70, como Internet, el reciclaje, la contaminación por plásticos o las energías renovables.

"Son temas enormemente visionarios y adelantados a su tiempo e incluso al nuestro. Es el Félix más auténtico. Nos llegaron las ondas vinculadas a animales, especies y espacios pero este es el tronco de quién era él y qué era lo que le movía. Era un agitador de conciencias", resume la hija de un padre al que recuerda como "auténtico", "apasionado", "feliz", "realizado" y que contagiaba pasión a quienes le rodeaban.

Por eso, lamenta que aunque era un "pensador con sabiduría en vena" mucha gente se ha quedado solo con su visión naturalista cuando lo más importante es que España tuvo "casi un filósofo" que es "muy importante rescatar en este momento de transición de modelo "tan complejo a través del amor y la seducción, no de la imposición o el conflicto".

Para Odile, la educación es "fundamental" para educar a los niños no en el fin de competir en un sistema cuyo objetivo es último la popularidad o el dinero, sino la búsqueda de la felicidad y la realización personal" para construir una sociedad mejor y más equitativa.

"Esto es el principio de una crisis mucho más prolongada y tenemos el cambio climático. El sistema tienen que ser mucho más equitativo. Hay que colocar el bienestar humano y la vida con mayúsculas en el centro", insiste Odile Rodríguez de la Fuente.

A nivel ambiental, considera que el derecho humano a un medio ambiente sano debería ser el primer derecho inalienable de la humanidad, que debe ser custodio de la naturaleza, que no es solo alimentos o agua, sino bienestar, plenitud y sentido de identidad.

Finalmente, para la autora hoy Félix Rodríguez de la Fuente, de seguir con vida, estaría implicado a nivel internacional porque una de sus obsesiones era "la necesidad de crear instituciones que velen por los intereses de la humanidad y del planeta" y de hecho, señala que en el libro hay citas en las que su padre habla sobre la Organización de Naciones Unidas y otras entidades que velen por los intereses globales, más allá de los intereses económicos y políticos con una visión más unitaria.

"Si hubiera podido disfrutar de 40 años más de trabajo, nos hubiera catapultado a nivel mundial con su capacidad de seducción mágico para hacernos despertar y propulsarnos a un cambio a mejor. Sería más que un equivalente a un sir David Attenborough español", concluye.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Sociedad