12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 24 de septiembre de 2009

    Proyecto Gran Simio pide a América y a África que detenga "de forma inmediata" la destrucción de selvas tropicales

    MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La organización Proyecto Gran Simio exigió hoy a los países de América del Sur y África que detengan "de forma inmediata" la destrucción de las selvas tropicales y que éstas sean declaradas Patrimonio de la Humanidad, porque en ellas vive gran parte de la biodiversidad del planeta.

    Así, ante la celebración de la cumbre América del Sur-África en isla Margarita (Venezuela) a la que asisten 54 altos cargos africanos y 12 sudamericanos, exigieron la protección de estos ecosistemas por sus gobiernos impidiendo la entrada de multinacionales que "arrasan las selvas".

    Además, piden a los líderes reunidos en la isla caribeña que se esfuercen en la protección de su pueblo y sus recursos porque, a su juicio, la deforestación, hambrunas, pobreza, guerras, conflictos internos, entre otros problemas, se deben a la responsabilidad de su líderes, de los que aseguran que "no buscan la mejora de su pueblo ni intentan solucionar sus problemas".

    "El exterminio irreversible de la masa forestal de los bosques primarios, hace que sea responsable en más de un 50 por ciento del cambio climático al que nos enfrentamos", insiste la agrupación que solicita a los líderes reunidos que den un "paso definitivo y valiente", prohíban la entrada de compañías multinacionales y exijan a la comunidad internacional que se implique en la conservación de sus selvas, a las que los expertos consideran "importantes" no sólo por la absorción de CO2, sino porque actúan como regulador de temperatura.

    Igualmente, el director ejecutivo de Proyecto Gran Simio en España, Pedro Pozas, insistió en que, además de solicitar a los participantes que pidan formalmente a la ONU la declaración de las selvas tropicales como Patrimonio de la Humanidad, exigen que éstos se comprometan a respetar los Derechos Humanos, que ayuden a sus poblaciones a salir de la miseria y que los recursos naturales sean una riqueza que explote su propio pueblo.

    "Es una oportunidad única para que (los líderes) dejen huella en la Historia de la Humanidad", añadió Pozas que recomendó a los gobernantes que participan en la cumbre que urjan a los países ricos el cese "inmediato" de toda actividad de las multinacionales que operan en sus territorios "dando muy poco a cambio y fomentando incluso en algunos lugares la desunión y los conflictos armados".