13 de noviembre de 2019
  • Martes, 12 de Noviembre
  • 19 de julio de 2014

    Siguen las labores de extinción y refresco en el incendio de Ujué, el más importante en los tres últimos años en Navarra

    Siguen las labores de extinción y refresco en el incendio de Ujué, el más importante en los tres últimos años en Navarra
    EP/GOBIERNO DE NAVARRA

    PAMPLONA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Los efectivos continúan con las labores de extinción y refresco en el incendio declarado en la tarde del viernes en el término municipal de Ujué (Navarra), que se ha dado por controlado este mediodía y que ha afectado a una superficie de 900 hectáreas.

    Se trata del incendio de mayor envergadura declarado en Navarra en los últimos tres años, aunque en ningún momento han estado peligro zonas urbanas ni instalaciones eléctricas.

    Está previsto que por la noche un centenar de efectivos den el relevo a los desplegados en estos momentos para continuar con las labores de remate y refresco de la tierra que se prolongarán durante la jornada del domingo, según han informado a Europa Press fuentes del Gobierno foral, que han destacado que por el momento todo va según lo previsto y el fuego sigue controlado.

    Un centenar de efectivos en tierra y once medios aéreos, entre helicópteros, aviones e hidroaviones, han participado en las labores de extinción de este fuego que se inició este viernes como consecuencia de la realización de labores agrícolas.

    Al parecer, las cuchillas de una cosechadora pudieron golpear contra unas piedras, originando chispas que, posteriormente, prendieron en el cereal. El fuerte viento ha sido el causante de que las llamas no hayan podido ser controladas hasta el mediodía de este sábado.

    En las labores de extinción han intervenido personal de la Unidad Militar de Emergencias del Ejército y aparatos aéreos del Ministerio de Medio Ambiente, y también han colaborado otros cuerpos de seguridad y emergencias.

    El incendio ha alcanzado un perímetro de 11 kilómetros, afectando a unas 900 hectáreas de tierras de labranza, la mitad de ellas todavía sin cosechar, así como de matorral, monte bajo, pino de repoblación y encinas.