18 de enero de 2021
24 de noviembre de 2020

Abogados Cristianos llevará ante el Constitucional a Marlaska por las interrupciones de culto durante la pandemia

Abogados Cristianos llevará ante el Constitucional a Marlaska por las interrupciones de culto durante la pandemia
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. - EUROPA PRESS

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Abogados Cristianos ha anunciado que llevará ante el Tribunal Constitucional al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por las interrupciones de culto que tuvieron lugar durante la pandemia, después de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo haya inadmitido la querella presentada por la organización en la que acusaban a Marlaska de un delito de prevaricación, otro de prohibición de culto y otro de interrupción de culto.

El Tribunal Supremo (TS) ha acordado no admitir la querella presentada por Abogados Cristianos porque, a su juicio, no hay ningún indicio que avale razonablemente la intervención del ministro en los hechos denunciados que pudieran acreditar su responsabilidad en los delitos que se le imputan, "y más aún dadas las circunstancias de excepcionalidad en la que se realizaron las actuaciones de las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Por su parte, Abogados Cristianos considera a Marlaska "responsable de todas las interrupciones al ser el mando único de las distintas policías" y asegura que "se trató de un auténtico abuso puesto que las celebraciones religiosas no estaban prohibidas durante el estado de alarma".

Además, la organización avanza que llegará hasta instancias supranacionales, si fuera necesario, "para que estos hechos no queden impunes".

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha indicado que no ha recibido "ninguna notificación" y se ha enterado de la decisión judicial "por la prensa", un hecho que califica de "tremendamente irregular". "No es la primera vez que nos pasa en el Supremo. Esto denota que no hay justicia independiente", denuncia.

Además, considera que "es inexplicable" que el Supremo les "exija 12.000 euros como fianza para abrir el caso y lo cierre dos semanas después sin haber practicado ni una sola diligencia".