1 de junio de 2020
7 de abril de 2020

La AEMET asegura que la fiabilidad de las predicciones meteorológicas está garantizada pese a faltar datos de aviones

La AEMET asegura que la fiabilidad de las predicciones meteorológicas está garantizada pese a faltar datos de aviones
Avión - GOBIERNO DE CANTABRIA

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha admitido que la falta continuada de datos meteorológicos en altura que proporcionan los aviones de manera habitual podría tener incidencia en la recopilación de datos a largo plazo pero asegura que la fiabilidad de las predicciones meteorológicas diarias está garantizada.

El vocal asesor de la AEMET Fernando Belda ha explicado a Europa Press que, si bien esta falta de datos puede tener efectos a largo plazo en los estudios de evolución de cambio climático, por ejemplo, en el día a día apenas se nota en la predicción, ya que esta carencia de datos de la atmósfera se suple con otros productos, por lo que la "fiabilidad está garantizada".

Esta ausencia de datos fue informada recientemente por el Centro Europeo de Predicciones Meteorológicas (ECMWF) que advirtió de que las predicciones podrían tener una menor precisión porque utilizan los datos que recopilan los aviones en sus vuelos interoceánicos que, en estas semanas están suspendidos en su mayoría por la crisis provocada por la expansión de la pandemia del coronavirus.

El Centro Europeo de Predicciones Meteorológicas de Medio Rango (ECMWF) confirmó días atrás que el modelo HRES-IFS recibe un 65 por ciento menos datos y observaciones meteorológicas entre Estados Unidos y Europa. De ese modo, admite que las observaciones basadas en aviones para los centros de predicción se han reducido, lo que rebaja también la cantidad de datos, sobre todo, de temperatura y viento a unos 13 kilómetros de altura, que permite analizar el estado del sistema Tierra.

Tan importantes son estos datos, que solo son superados en número por los datos de satélites. En concreto, el 23 de marzo el número de informes de aeronaves sobre Europa recibidos y utilizados se redujo en un 65 por ciento respecto al 3 de marzo, cuando aún no estaban en vigor las restricciones. A nivel mundial la reducción fue del 42 por ciento entre el 3 y el 23 de marzo.

IMPACTO A LARGO PLAZO EN EL CONOCIMIENTO DE LA ATMÓSFERA

Ante esta situación, Belda reconoce el "impacto significativo" que provocan las restricciones de vuelo de las aeronaves porque forman parte del sistema global de observación meteorológica. Si bien, limita ese impacto una altura de 10 a 12 kilómetros de altura sobre la superficie de la Tierra, es decir a la altura de vuelo de las aeronaves.

Los datos son posibles a los acuerdos de los servicios meteorológicos con las compañías aéreas que facilitan la información en el despegue, el vuelo y el aterrizaje. Para paliar este déficit, Belda explica que la Organización Meteorológica Mundial está realizando campañas para evaluar el impacto en la sensibilidad de los modelos meteorológicos que parten de observaciones para alcanza el producto o predicción final.

En concreto, desde que comenzaron las medidas de restricción de movimientos a consecuencia del coronavirus, el impacto sobre el conocimiento de la situación real a niveles altos de entre el 15 por ciento, mientras que su influencia para las predicciones realizadas en la superficie, desde "el suelo", está en torno al 1 por ciento.

"Es una diferencia significativa pero contamos con sistemas que pueden suplir esa falta de información", subraya.

Se refiere Belda a los satélites meteorológicos, tanto geostacionales como polares y, especialmente a los datos de viento, que es la variable más sensible.

Por ello, aunque a corto plazo confía en que la predicción diaria no se verá alterada, sí advierte de que a largo plazo se necesitan todas las series de datos, sobre todo para contrastar también la información que proporcionan los satélites.

Si bien, ha añadido que para compensar la falta de información en niveles altos, los meteorólogos están lanzando radiosondeos para con el fin de controlar los datos que proceden de los satélites y, por otro, para completar la predicción.

En todo caso, apunta que, aunque la fiabilidad de la predicción diaria está garantizada habrá que analizar a largo plazo la incidencia de la pandemia por coronavirus en la meteorología, ya que "tampoco está tan claro que haya una pérdida de pericia completa".

"Si sigue así mucho tiempo sí repercutirá a largo plazo ya que esto influirá en el conocimiento de la atmósfera y en las series de datos", teme Belda.

El sistema de datos meteorológicos es compartido entre los miembros de la Organización Meteorológica Mundial, que tienen sus datos "totalmente integrados" para mejorar la pericia de los servicios meteorológicos.

Para leer más