13 de octubre de 2019
  • Sábado, 12 de Octubre
  • 7 de septiembre de 2009

    El alcalde dice que se reforzará la vigilancia policial

    MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid), Gonzalo Aguado (PP), quiso transmitir este lunes un mensaje de "tranquilidad" después de la reyerta ocurrida durante las fiesta patronales que dejó veinte detenidos y diez policías heridos. El regidor atribuyó los altercados a "un grupo de energúmenos de fuera del municipio" que ha intentado "reventar" las fiestas, como prueba, dijo, que sólo dos de los arrestados sean vecinos del municipio madrileño.

    En declaraciones a la Cadena Cope y Telecinco recogidas por Europa Press, Aguado afirmó que este año la afluencia de público ha sido mayor de lo previsto, por lo que en la madrugada del domingo "se tuvieron que pedir refuerzos" en el número de efectivos policiales para hacer frente a los disturbios.

    De todos modos, el alcalde afirmó que la coordinación entre agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local fue "correcta" y adelantó que en los próximos días se reforzará el número de efectivos para que "no vuelva a ocurrir más".

    Además, negó que la reyerta haya sido provocada por grupos radicales. "No tenemos constancia, ni tanto la Policía Nacional ni en el informe del Ministerio del Interior que haya sido originado por ninguna organización ni grupo radical, simplemente que han sido unos jóvenes que en un momento dado empezaron a agredir a la Policía", indicó.

    Precisó que todos los años se practican 'botellones' en "un clima de normalidad" en los recintos feriales y añadió que "este lunes por este lunes está totalmente normalizada" la situación. Finalmente, informó de que los detenidos se encuentran en estos momentos en la comisaría de Pozuelo y confió en que los hechos se clarifiquen cuanto antes y no vuelvan a repetirse en la localidad.