28 de enero de 2021
29 de julio de 2006

El Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas participa hoy en Tolosa en un homenaje a Juan María Jáuregui

Familiares y amigos reclamarán una paz "sin contrapartidas políticas" en la que la memoria de las víctimas sea el pilar de la convivencia

SAN SEBASTIAN, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director general del Alto Comisionado de Apoyo a las Victimas del Terrorismo, José Manuel Rodríguez Uribes, participará hoy en la ofrenda floral organizada por el PSE-EE en Tolosa en el sexto aniversario del asesinato del ex gobernador civil de Gipuzkoa, Juan Mari Jauregui. Familiares y amigos del fallecido harán público un comunicado en el que "como testimonio de su razón ética", reivindicarán la "legitimidad e incluso obligación" del Gobierno de buscar la paz, pero sin "contrapartidas políticas" y con la memoria de las víctimas como "pilar" de la convivencia.

Los actos comenzarán a las diez y media de la mañana en el monolito en recuerdo a Jáuregui, situado en Burnikurutzeta, donde familiares y amigos llevarán a cabo una ofrenda floral. Posteriormente, a las doce de la tarde se hará otra ofrenda floral junto a la escultura erigida en honor a Jáuregui en Legorreta.

Finalmente, el PSE-EE llevará a cabo un homenaje a la una del mediodía en el Restaurante-Frontón Beotibar de Tolosa, donde tuvo lugar el atentado mortal. Asistirán al mismo el secretario general del PSE-EE Tolosa, Oscar Renedo, el alcalde de la localidad, Jokin Bildarraitz (PNV) y miembros de la Corporación, el senador por el PSE-EE de Gipuzkoa, Alberto Buen, afiliados y militantes socialistas.

Con ocasión del aniversario se hará público un comunicado firmado por la viuda de Jáuregui y actual directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa, y más de 60 personas, como Oscar Renedo y el miembro de la Fundación Fernando Buesa Gabriel Zurbano, en el que reclaman "una paz que evidencie la superioridad de la democracia".

Los allegados reivindican "una paz sin contrapartidas políticas, una paz, en definitiva, en la que las víctimas del terrorismo como Juan Mari, sacrificadas en el altar de la sinrazón y del fanatismo, sean permanentemente homenajeadas por la ciudadanía vasca y cuya memoria constituya el pilar fundamental de la futura convivencia de nuestra sociedad, desde el respeto y la tolerancia".

Asimismo, recuerdan que el fallecido "siempre fue un militante por la paz, y denuncian que "por ser un vasco, por no ser nacionalista, por ser un ser humano libre y solidario, por salirse de la estrategia de la confrontación, por buscar la libertad y la paz, por eso le asesinaron".

ASESINATO

ETA atentó contra Jáuregui el 29 de julio de 2000, cuando tenía 49 años, de la mano del 'Comando Buruntza". El ex gobernador civil fue la séptima víctima mortal desde que la interrupción de la tregua, en noviembre de 1999.

Los socialistas vascos indicaron que Jáuregui era objetivo de ETA desde hace año. Abandonó el País Vasco a petición propia en 1996, y desde tres años antes de su muerte, residía en Chile, tras ser nombrado jefe de Aldeasa para Sudamérica. Cuando fue asesinado se encontraba de vacaciones.

El PSE-EE señal ó que "fue figura clave de la investigación del caso Lasa-Zabala, que desembocó en el encarcelamiento de su antecesor en el cargo Julen Elgorriaga y del general Enrique Rodríguez Galindo". Asimismo, recordó que fue "el primer gobernador guipuzcoano que en el acto de presentación pronunció parte de su discurso en euskara"