14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Sábado, 12 de Octubre
  • 15 de febrero de 2009

    AMPL.- Más de un millar de motoristas homenajea a un fallecido al chocar con un guardarraíl y exigen soluciones

    La familia del motero que perdió la vida se desplazó a Valladolid desde Málaga y participó en un emotivo acto

    VALLADOLID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Más de un millar de motoristas, cerca de 2.000 según algunas fuentes, rindieron homenaje hoy a Francisco Javier Páez Carmona, malagueño de 46 años fallecido tras chocar contra un guardarraíl cuando se dirigía a la concentración invernal Pingüinos, que se desarrolló en Valladolid en el mes de enero.

    Los motoristas, convocados por el Club Turismoto --organizador de Pingüinos-- se dieron cita en el aparcamiento de la Feria de Valladolid, en la capital vallisoletana, desde donde partieron hasta el kilómetro 70,4 de la autovía A-62 (en el término de Torquemada, Palencia), donde el día 9 de enero se produjo el accidente que tres días más tarde acabó con la vida de Francisco Javier, quien iba acompañado de otro motorista que también cayó en la calzada y sólo sufrió lesiones leves.

    Sin embargo, el motorista malagueño, que circulaba a unos 60 kilómetros por hora, fue a parar contra un guardarraíl que le produjo lesiones que obligaron a la amputación de una pierna y un brazo y, posteriormente, la muerte. Su compañero no pudo asistir al acto debido a que aún se encuentra afectado por lo sucedido.

    Hasta la capital vallisoletana, donde se encendieron 306 velas en recuerdo de los motoristas fallecidos el pasado año, se desplazó la familia del fallecido, tanto sus hermanos como su viuda y sus hijos, así como sus amigos. En total, unas 70 personas que realizaron un viaje de unos 1.500 kilómetros para participar en el homenaje.

    Una de las hijas de Francisco Javier, de once años, leyó una carta que ella misma escribió, y en la que explicó que se encontraba en Valladolid por el mismo motivo que todos los motoristas asistentes, "protestar contra los guardarraíles".

    "Hay muchos motoristas que todos los días mueren a causa de los guardarraíles, como por ejemplo mi padre", explicó María, quien indicó que "desgraciadamente" no sólo él, sino que "muchos niños y niñas pierden a sus padres muy jóvenes" y aunque aseguró que no la importa quién ha inventado esta "arma" tan peligrosa para los motoristas indicó que sólo quiere que las quiten "de una vez".

    "Cada vez que me asomo por la ventanilla de mi coche, nada más que veo guardarraíles", dijo la joven, quien añadió que estos sistemas "hacen mucho daño a los motoristas y a las personas que los quieren".

    Así, prometió que siempre estará en contra de ellos, al tiempo que agradeció la ayuda recibida aunque no pueda arreglar lo que la ha pasado. Por ello, afirmó que protestará para que a jóvenes como a ella no les pase lo mismo, palabras con las que terminó el comunicado, que arrancó el aplauso de los asistentes.

    Posteriormente, el hermano de Francisco Javier Páez, Eloy, dio las gracias y explicó que es "emocionante" y "pone los pelos de punta" el apoyo en un momento tan "difícil", pero también indicó que los motoristas con estos actos se apoyan a sí mismos porque son los que están en carretera.

    Eloy Páez aclaró que él es ajeno a todo el mundo motorista hasta que "por desgracia" le ha tocado vivirlo y dijo a los motoristas que deben sentirse "orgullosos" porque otros colectivos no "tienen nada que ver" a la hora de juntar a alguien para reivindicar, no así con los motoristas, más aún con una convocatoria tan rápida.

    Por otra parte, agradeció a toda la gente de Valladolid su esfuerzo porque se han sentido muy arropados, especialmente en el hospital Clínico Universitario durante los cuatro días que pasaron desde el accidente hasta que falleció Francisco Javier y pudieron llevarse a su hermano a Málaga. Tras varios agradecimientos, tuvo que dejar de hablar ante la emoción, lo que motivó un nuevo aplauso de los asistentes.

    CONTRA LOS GUARDARRAÍLES.

    Durante el acto de Valladolid, el presidente de Turismoto, Mariano Parellada, recordó que además de un homenaje, también la iniciativa pretende tener un carácter reivindicativo ante los gobiernos nacional y autonómico y las entidades locales, para que "de una vez por todas" se termine con una "lacra" para los motoristas.

    Parellada, en declaraciones recogidas por Europa Press, afirmó que todo son promesas, normativas y palabras que no han servido de nada, sólo para intentar "callar la boca" al colectivo, mientras en autovías como la recientemente inaugurada Valladolid-Segovia se siguen instalando los mismos sistemas de contención, que son "igual de peligrosos".

    Por ello, hizo un llamamiento para eliminar este tipo de sistemas, a pesar de que haya otros peligros en las carreteras como las pinturas deslizantes o señales y postes mal colocados.

    En esta línea, afirmó que las estadísticas "engañan" porque aunque los fallecidos aumentaron el pasado año, el número "miente", ya que son muchas más motos, que viajan más, en las que se hacen más kilómetros, "se utiliza la moto para todo". Por ello, proporcionalmente cree que la estadística hasta ha podido descender.

    El presidente de Turismoto recordó que el motociclista es "la parte más débil" en el tráfico y afirmó que "nadie sale a la carretera a matarse o arriesgarse", por lo que insistió en el llamamiento a las instituciones, que suma al que hacen otros colectivos como, indicó, la Plataforma por la Seguridad Vial, cuya delegación ostenta en Valladolid el club Vallamoto, cuyos miembros participaron en este acto.

    Tras las intervenciones, sendos cohetes señalaron el inicio y final de un minuto de silencio tras el que los motoristas salieron tras el autocar que transportó a familiares y amigos de Francisco Javier para recorrer unos 60 kilómetros en dirección al punto de la autovía donde chocó contra el guardarraíl. Allí, depositaron unas flores en recuerdo del motorista fallecido.

    SIN INCIDENTES.

    Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Cecilio Vadillo, destacó el diálogo y la buena organización del acto, una "buena experiencia" desde la colaboración para facilitar el homenaje.

    Vadillo, en declaraciones a Europa Press, explicó que se acordó cómo organizar el homenaje, ya que todas las motos no podían parar en la autovía, por lo que se permitió que un grupo depositaran las flores en el punto del accidente.

    El subdelegado afirmó que no se produjeron problemas de tráfico pese a que la cola de motoristas llegó en algunos momentos a tener hasta diez kilómetros de largo.

    En cuanto a la reivindicación, recordó Vadillo, los organizadores de Pingüinos enviaron después de la concentración un escrito en el que trasladaron sus peticiones y se hizo llegar a la Secretaría de Estado correspondiente. En este sentido, señaló que se seguirá trabajando y recordó que hay un compromiso de la Dirección General de Tráfico de disminuir los accidentes de tráfico y concretamente los de las motocicletas.