19 de septiembre de 2019
29 de junio de 2008

El arzobispo de Toledo aboga por la unidad de todos los hombres en el comienzo del año jubilar paulino

TOLEDO, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Toledo y cardenal primado de España, Antonio Cañizares, abogó hoy por la unidad de todos los hombres, en especial de todos los cristianos, en el comienzo del año jubilar paulino.

Cañizares expresó este sentimiento de unidad durante la homilía en la celebración del oficio religioso del domingo en la Catedral de Toledo, en la que recordó los actos en honor a San Pablo que se desarrollaron ayer, con la presencia del Papa Benedicto XVI, en la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma.

Un acto que dio comienzo al año jubilar, que se prolongará hasta el 29 de junio de 2009, y que Benedicto XVI presidió acompañado del Patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, "un signo de unidad que nos llena de esperanza".

También expresó "nuestra comunión afectiva y efectiva" y animó a todos los fieles a encaminarse a una única fe "como única vía para encontrarnos en la comunión con el apóstol Pedro y sus sucesores".

De este modo, Cañizares señaló que "hoy es un día grande para toda la cristiandad", y desde la Iglesia "debemos celebrar el inmenso gozo de la fiesta de los apóstoles San Pedro y San Pablo, que son fundamento de nuestra fe cristiana".

En este sentido, el purpurado resaltó que "Cristo es la piedra angular sobre la que se unifica la Iglesia Católica y la nueva humanidad", en la que se incluye España "que se considera heredera de la fe apostólica de San Pedro y San Pablo".

AÑO JUBILAR.

De este modo, el arzobispo de Toledo resaltó que ayer se abría el año jubilar paulino, que también girará entorno a Jesucristo, y que servirá para que "nuestras comunidades, diócesis y personas sean renovadas por este nuevo conocimiento de Cristo y se identifiquen con él".

En definitiva, Cañizares señaló que este es un año para todos "y para que todos participemos de la Eucaristía y de la indulgencia del Santo Padre", con el objetivo de que "todos seamos fieles imitadores de Cristo, como lo fue San Pablo".

Finalmente, señaló que este año será una época de oración con el Santo Padre, "para que se lleven a cabo intenciones y deseos de misericordia, gracia, paz, reconciliación y esperanza en el mundo entero, porque Dios, que es amor, está con todos nosotros".