29 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

Bruselas certifica que las aguas de baño costeras en España mantienen una calidad elevada

Bruselas certifica que las aguas de baño costeras en España mantienen una calidad elevada

BRUSELAS, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El informe anual sobre aguas de baño que realiza la Comisión Europea otorga una buena calificación a las playas españolas, que mantiene estándares de calidad bastante elevados, aunque se ha reducido el número de zonas sometidas a análisis respecto a años anteriores. La situación no es sin embargo favorable para las aguas interiores, ya que es menos de la mitad el porcentaje de zonas evaluadas que cumple con los requisitos de calidad europeos.

Este estudio, único informe oficial a nivel europeo sobre la calidad de las aguas de baño, presentado hoy en Bruselas por el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, revela que las aguas de baño en las zonas costeras españolas continuaron durante 2005 --cuando se tomaron los datos-- con unos estándares bastante elevados y han aumentado levemente respecto al 2004. La tasa de cumplimiento con los valores obligatorios en las playas españolas es del 99,1% (durante el 2004 fue del 98,9%). También el cumplimiento de la tasa guía, con valores más estrictos, ha aumentado hasta un 92,4% (89,5% en el 2004).

Casi todas las playas han sido muestreadas de manera suficiente; excepto una (en Vigo), aunque el porcentaje que no cumplen los requisitos mínimos continúa siendo del 0,8% (11 playas en total: 2 en Andalucía, 1 en Asturias, 2 en Cantabria, 5 en País Vasco y 1 en la C. Valenciana). Por otra parte, sólo hay 1 de las áreas donde el baño está prohibido (en la provincia de Las Palmas) mientras que el pasado año había 4.

AGUAS INTERIORES

El número de aguas de baño interiores que cumplen los requisitos obligatorios también ha mejorado, concretamente en un 1,7% (del 94,7% en 2004 al 96,4% en 2005). Sin embargo y a pesar de haber aumentado en un 1,4%, el porcentaje de cumplimiento de los valores más restrictivos es aún muy bajo (sólo el 45,5% de las aguas de lagos y ríos cumplen estas recomendaciones).

Además aún existen un 1,2% de estas zonas que no cumplen los requisitos mínimos (al igual que la pasada temporada), aunque el número de zonas de baño prohibidas ha disminuido del 4,1% al 2,4% de una temporada a la otra (ahora hay 4 zonas prohibidas: 2 en Granada, 1 en Albacete y 1 en Murcia).

En 2005, España informó sobre la calidad de las aguas de 1.825 playas y de 165 zonas interiores de baño. Según pone de manifiesto el informe, el número de análisis realizados ha disminuido significativamente desde principios de 1990. Con todo, un 69,2% menos de las zonas de aguas interiores y un 15,3% menos de las playas están siendo supervisadas.

El Tribunal Europeo de Justicia declaraba que "las razones por las que las zonas de baño se retiran de las listas oficiales deben ser explicadas individualmente y de manera precisa, y no deben ser una respuesta a los problemas de contaminación". Según fuentes de la UE, es algo que pasa en diversos países y por lo que se ha enviado una carta de emplazamiento a 11 estados miembros, entre ellos España. El límite que se ha tomado para enviar esta carta es que los estados no hayan sacado de las listas -desde principios de los 90 hasta el 2004- un porcentaje acumulado de más del 5% de sus zonas de baño.

Las razones admitidas para retirar las zonas de las listas deben ser diferentes a la contaminación, por ejemplo que no haya bañistas. Desde principios de los 90, en Europa se han sacado de las listas unas 7.000 zonas de baño.

En su conjunto, una amplia mayoría de zonas de baño en todo el territorio de la UE de los 25 continuó en 2005 cumpliendo las normas de limpieza europeas. No obstante, la proporción de zonas respetuosas con las normas descendió ligeramente en zonas costeras (hasta situarse un 96 por ciento) y, de manera más significativa --cuatro puntos menos--, en zonas de baño interiores, como lagos y ríos (un 86 por ciento del total. Esta caída se debió principalmente a la insuficiencia del muestreo de calidad de agua, que se computa como incumplimiento.