20 de enero de 2021
20 de abril de 2006

Cañizares muestra su "desacuerdo personal" con las políticas de familia, matrimonio y educación del Gobierno en dos años

Critica la "realidad nacional" de Andalucía como "grave riesgo" y denuncia que la Iglesia ha sido "absolutamente ignorada" en la LOE

TOLEDO, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, realizó hoy un balance en negativo de los dos años de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en materia de familia, matrimonio y educación, al mostrar su "desacuerdo personal" con algunas leyes aprobadas en la presente legislatura que apuntan a la implantación de un "laicismo" en la sociedad que afecta "de forma radical" al hombre.

En rueda de prensa y preguntado al respecto, el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, comenzó afirmando que no puede entrar en valoraciones políticas, pero sí en lo referido a los derechos humanos y a los principios éticos.

Fue en ese sentido en el que refirió que algunas leyes aprobadas por el Gobierno del PSOE afectan a la "verdad del matrimonio" en referencia a la normativa sobre divorcio; al "derecho a la vida", en el caso de la Ley de reproducción asistida; o a la educación, en el caso de la Ley Orgánica de Educación (LOE), recientemente aprobada.

Monseñor Cañizares argumentó que a todo ello se une la "pretensión" de implantar un laicismo en la sociedad española que afecta "de forma radical" al hombre. Expresó su "desacuerdo personal" con todo lo realizado por el Ejecutivo central en este sentido.

Frente a esta situación, animó a la colaboración entre el Gobierno y la Iglesia, defendiendo que laicismo no es lo mismo que laicidad, ya que el primero busca la "reducción de la fe al espacio de lo privado". De hecho, alegó que la Iglesia no se "entromete" en ese sentido, sino que defiende una serie de principios para "el bien común", que responden "a la razón humana y a la verdad del hombre".

Hizo especial hincapié en la educación al ser preguntado por el cambio de titular en el Ministerio de Educación. En este punto, indicó que la "gran expectativa" de la Iglesia en España es "la que está siendo frustrada": que haya un sistema educativo donde "se tenga en cuenta a la familia".

NO SE CUMPLE LA CONSTITUCIÓN.

Es más, Cañizares se mostró convencido de que la afectación a los derechos de la familia en la educación, implica que "no se cumple" la Constitución, como la norma mayor que regula la educación integral de la persona y la libertad de enseñanza religiosa.

Dijo desconocer si el departamento que ahora dirige Mercedes Cabrera ya se ha puesto en contacto con la Conferencia Episcopal, pero sí dejó claro que hasta ahora la Comisión Mixta Estado-Iglesia para el seguimiento de los acuerdos con la Santa Sede no ha sido tenida en cuenta para la aprobación de la LOE, siendo incluso "absolutamente ignorada".

En otro orden de cosas, el cardenal realizó también un balance del primer año de Pontificado de Benedicto XVI, al afirmar que ha sido "un año de Gracia del Señor", en el que el Papa se ha mostrado como un "servidor fiel" que está dando continuidad a la labor de su antecesor, Juan Pablo II, impulsando una "nueva evangelización".

Dijo que ha sido un año de "grandes esperanzas" y destacó la "sencillez y sabiduría" con la que Benedicto XVI "ha sabido ganarse a las gentes".

Finalmente, el arzobispo de Toledo hizo referencia a la mención de Andalucía como "realidad nacional" para insistir en que la cuestión de España y su unidad es un "bien moral" que es necesario preservar, ya que parte de "unas raíces y una cultura" que son "irrenunciables", y que, sin embargo, se están poniendo "en grave riesgo". Es más, concluyó que sin esa premisa, "caminamos hacia la debilitación y disolución".