14 de agosto de 2020
26 de febrero de 2009

CC lamenta que "la muerte de 20 personas no sea suficiente" para celebrar una cumbre sobre inmigración en Canarias

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Coalición Canaria (CC), Claudina Morales, lamentó hoy "el silencio del Gobierno sobre la celebración de una cumbre en Canarias que reúna a los responsables de los tres ministerios implicados en inmigración, el de Trabajo e Inmigración, Interior y Asuntos Exteriores y considera que "Zapatero deja sola a Canarias cuando es incapaz de hacer un hueco en su agenda para tratar de poner fin a las tragedias que se suceden en las aguas del archipiélago". CC lamenta que "la muerte de 20 personas no sea suficiente" motivo para celebrar un cumbre al respecto en las islas.

Morales sugiere en un comunicado al secretario de los socialistas canarios, Juan Fernando López Aguilar, "que reconduzca su energía y la emplee en convencer a Zapatero de la necesidad de la cumbre migratoria requerida por el presidente del Gobierno de Canarias y no la malgaste en venir cada fin de semana a las islas a acuñar un nuevo reguero de insultos a sus rivales políticos".

La presidenta de Coalición Canaria cree que "es inaudito que la muerte de más de 20 personas, entre las que se encontraban 19 niños, no sea suficiente para que el presidente o los ministros atiendan la petición realizada desde el Gobierno de Canarias" y se pregunta "qué más debe pasar para que no se obvie la solicitud de una reunión sobre inmigración de los tres ministerios implicados y para que los canarios no tengamos la sensación de quedarnos solos ante estos dramas".

Morales insiste en que "se trata de poner fin a un drama humano que no está recogido en las leyes de extranjería y que en Canarias nos deja indefensos, sin ninguna posibilidad de intervenir para evitarlo. Canarias tutela en la actualidad 1.500 niños que han podido llegar a nuestras costas y están siendo atendidos, pero desconocemos cuántos no han llegado. Estamos asistiendo impertérritos a una nueva inmigración, la inmigración infantil, y esa realidad el Gobierno español no puede soslayarla".