31 de marzo de 2020
18 de agosto de 2008

Condenado a más de cinco años por intentar prender fuego a su ex mujer, a la que roció con gasolina

ALMERÍA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a cinco años y cuatro meses de prisión a un hombre de 51 años que en julio de 2006 abordó a su ex mujer en plena calle e intentó prenderle fuego tras vaciar sobre ella el contenido de una garrafa con cinco litros de gasolina.

La sentencia de la Sección Tercera, a la que tuvo acceso Europa Press, considera al procesado autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y le impone además seis meses de cárcel por quebrantar de forma continuada la orden de alejamiento dictada contra él poco después de cesar la relación tras 20 años de convivencia.

La víctima había denunciado seis meses antes que su ex marido intentase matarla haber sufrido malos tratos físicos y psíquicos durante la relación. Éste comenzó entonces a seguirla y acosarla hasta en su lugar de trabajo, un centro comercial en la capital del que tuvo que ser desalojado en hasta dos ocasiones por los vigilantes de seguridad.

El 21 de julio de 2006, a las 08.50 horas, el hombre se personó en el lugar donde solía desayunar la víctima, en la plaza de El Quemadero de la capital, y sin mediar palabra la roció con cinco litros de gasolina que había cogido previamente de su vehículo para después intentar arrimar a su cuerpo la llama de un mechero.

La rápida intervención de un acompañante de la mujer evitó que el agresor, que la mantenía asida fuertemente por un brazo y la manga de la camiseta "que llegó a desgarrar", consumase su propósito de "acabar con su vida", según recoge el fallo, y facilitó que ésta se zafase para buscar refugio en un bar cercano.

El procesado, que permanece en prisión desde el día de los hechos, era detenido horas después por una dotación de la Policía Nacional en el domicilio de su madre, en el que se había escondido tras huir y donde residía desde el cese de su relación sentimental.

El fallo, que establece una indemnización por daño moral de 12.168 euros, rebaja en un grado la pena solicitada por el Ministerio Fiscal en siete años y medio de cárcel al considerar que se trata de una tentativa inacabada aunque no --ahonda-- "por causas ajenas a la voluntad del sujeto activo".

Aplica la circunstancia agravante mixta de parentesco para fijar la pena en cuatro años y medio de prisión, por la que no podrá acercarse a su ex mujer a menos de 200 metros durante diez años y rebaja en cuatro meses la calificación fiscal por quebrantamiento continuado de medida cautelar.