28 de octubre de 2020
4 de marzo de 2015

¿Cuáles son los cinco pilares del Islam?

  • ¿Cuáles son los cinco pilares del Islam?
MUHAMMAD HAMED / REUTERS

MADRID, 4 Mar. (EDIZIONES) -

El Islam es una de las religiones con más fieles del mundo (unos 1.500 millones según el Departamento de Estado de los EEUU). Solo en España viven alrededor de un millón de musulmanes. Junto con el Cristianismo y el Judaísmo, el Islam es una de las tres grandes religiones monoteístas del mundo.

El Islam se basa en cinco pilares, que marcan la práctica de esta religión por millones de musulmanes. Pero, ¿en qué consisten estos cinco pilares? A continuación te explicamos cada uno de ellos.

1. LA PROFESIÓN DE FE

Es el primero y más importante de los pilares del Islam. Condensa lo esencial de su doctrina en una sola frase. La oración completa de la profesión de fe (o 'shahada'), que los fieles pronuncian siempre en árabe, es: "Doy fe de que no hay más divinidad que Dios y Mohammad es el mensajero de Dios". Si bien la traducción más utilizada en castellano es: "No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta".

Según explican en el Centro Cultural Islámico (CCI) de Madrid, simplemente pronunciando la 'shahada' y creyendo en ello, cualquier persona se convierte en musulmán. "Mediante esta declaración, el creyente anuncia su fe en el Día del Juicio y en la responsabilidad individual de sus actos, en la completa autoridad de Dios sobre el destino de la humanidad, y en la vida después de la muerte".

"Por encima de todo, anuncia la creencia de los musulmanes en el mensaje final de Dios al hombre, revelado al Profeta Mahoma y plasmado en el Corán. Creen que este mensaje es una nueva confirmación del mensaje eterno comunicado de manera menos completa a los hombres a través de una cadena de profetas anteriores, que empieza en Adán y Noé, incluye a Abraham, Moisés y Jesús", añade el CCI.

Musulmanes en la peregrinación anual a La Mec

La profesión de fe acompaña a los musulmanes durante toda su vida. Se les susurra al oído a los recién nacidos y a los moribundos se les ayuda a pronunciarla. La frase se puede acompañar o incluso sustituir por el gesto del dedo índice apuntando al cielo.

El ritual necesario para convertise al Islam consiste en pronunciar la fórmula ante testigos tras una ablución (lavado de purificación). Sin embargo, y conforme a la doctrina, por sí sola no es suficiente para acceder al Paraíso: para ello es necesario cumplir las obligaciones de los otros cuatro pilares.

2. LA ORACIÓN

Según explica el CCI, 'salat', azalá u oración, es el nombre de las oraciones obligatorias que se realizan cinco veces al día. Estas deben realizarse en dirección a La Meca ('al qibla').

"La oración constituye un vínculo directo entre los fieles y Dios. En el Islam, no hay autoridad jerárquica ni sacerdotes; por ello, las oraciones son conducidas por una persona docta, elegida por la congregación" (el 'imam') explican en el centro.

Las oraciones se dicen "a la aurora, a mediodía, en mitad de la tarde, al crepúsculo y a la caída de la noche. Determinan el ritmo del día, en el hogar y en el trabajo", aseguran. En el CCI añaden que "aunque es preferible que los hombres recen juntos en la mezquita, un musulmán puede realizar sus cinco oraciones diarias donde se encuentre al llegar la hora de la oración".

Musulmanes en la peregrinación anual a La Meca

Antes de rezar se realizan las ya citadas abluciones. La ablución menor, la habitual, consiste en el lavado de cara, manos, cabeza y pies. La ablución mayor, requerida en algunos casos, conlleva el lavado del cuerpo entero. Las mezquitas habilitan un lugar, generalmente un patio, para este lavado.

La oración consiste en la recitación de determinadas fórmulas y versículos del Corán, acompañada de una serie de inclinaciones.

3. LA LIMOSNA

La limosna, 'al-zakat' o azaque es el tercer pilar del Islam. En el CCI explican que "uno de los principios más importantes del Islam es que todas las cosas pertenecen a Dios. Por lo tanto la riqueza está bajo la custodia de los seres humanos. Se fomenta la creación de riqueza, pero nuestras posesiones serán purificadas reservando una parte de ellas para los necesitados".

Musulmanes en la peregrinación anual a La Meca

Las mismas fuentes agregan que "cada musulmán calcula su zakat individualmente. En la mayoría de los casos, consiste en el pago anual de 2,5% de su capital, aunque existan muchas variedades según las circunstancias. A nivel de gobierno, la obligación de ayuda al prójimo se hace efectiva en Arabia Saudí mediante un amplio sistema de seguridad social y programas de educación y sanidad. El Reino también es el donante de ayuda al extranjero más importante del mundo, proporcionalmente a su PNB (6%)".

"Se toman en consideración las necesidades del mundo islámico", remachan. Las finalidades de la limosna, según la doctrina musulmana, son múltiples: limitar la acumulación de riquezas, purificar el alma de la avaricia y la codicia, ayudar a los pobres y necesitados, crear espíritu de comunidad y ayudar a la creación de obras de utilidad pública como escuelas u hospitales.

4. EL AYUNO

El ayuno o 'sawn' es el cuarto pilar del Islam. "Cada año, durante el mes entero del Ramadán, los musulmanes ayunan y se abstienen de todo placer corporal entre la salida y la puesta del sol", explican fuentes del CCI. El ramadán empieza con la aparición de la luna el último día del mes de shaabán (octavo mes en el calendario lunar islámico).

"La abnegación que supone el ayuno es considerada, principalmente, como un método de auto-purificación. Enseña la fuerza, la paciencia y el conocimiento de sí", añaden.

"El ayuno también pone de manifiesto la igualdad de condición entre los seres humanos: renunciando a las comodidades terrenales, una persona que ayuna puede sentir una conmiseración auténtica hacia los que pasan hambre", explican.

Por otra parte, "a la diferencia de los otros cuatro Pilares, la adhesión a las reglas del ayuno no es cuestión de demostración pública. Es una afirmación privada, hecha directamente a Dios, de la verdadera fe del hombre".

Musulmanes en la peregrinación anual a La Mec

El final del Ramadán está marcado por una celebración llamada 'Id al-Fitr'. Se trata de la fiesta más importante del Islam.

El ayuno se recomienda durante otros momentos del año, pero durante el ramadán es estrictamente obligatorio para todo el que pueda realizarlo. Están exentos de cumplir con el ayuno los enfermos, los viajeros, niños, embarazadas y mujeres con el periodo.

5. LA PEREGRINACIÓN A LA MECA

La peregrinación a La Meca o 'Al-Hagg' es el quinto y último pilar del Islam. Fuentes del CCI precisan que "es una obligación únicamente para aquellos que estén en condiciones físicas y económicas de hacerlo. No obstante, los medios de transporte modernos permiten que hasta dos millones de peregrinos viajen cada año a La Meca desde todos los rincones del mundo".

"El Hagg empieza en el duodécimo mes, llamado Dhu al-Higga, del calendario islámico. Una vez en los lugares santos, el peregrino encontrará los medios de transporte más avanzados, agua e instalaciones sanitarias, proporcionados por el gobierno de Arabia Saudí".

Musulmanes en la peregrinación anual a La Mec

El final del 'Hagg' está marcado por una celebración llamada 'Id al-Adha', que constituye junto al 'Id al-Fitr' una de las principales fiestas de los musulmanes. Quien cumple con el quinto pilar puede utilizar el tratamiento honorífico de 'peregrino' antepuesto al nombre.

En general, esta peregrinación dura cinco días durante los cuales se visita la mezquita Al-Haram, la localidad de Mina y el monte Arafat. Algunos aprovechan los días siguientes para visitar Medina, donde están enterrados Mahoma y otros fundadores del Islam.