7 de diciembre de 2019
28 de agosto de 2008

Decenas de fascículos y coleccionables con cursos de idiomas, libros, relojes o rosarios "invanden" los quioscos

Quiosqueros y clientes coinciden en que se adquieren mayoritariamente los primeros ejemplares y luego se abandonan las colecciones

VALENCIA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las estanterías de los quioscos españoles se ven "invadidas" durante estas fechas de numerosos fascículos y coleccionables de todo tipo, desde cursos de idiomas a rosarios o casas de muñecas, que la gente comienza a comprar con interés al principio, pero que abandona pronto debido, entre otras cosas, al aumento de su precio, según indican los quiosqueros.

Así, entre finales de agosto y principios de septiembre "salen colecciones que no te puedes ni imaginar, desde abanicos a casas del mediterráneo o naves". "Nos invaden el kiosco con cartones", señaló a Europa Press Isabel Piquer, propietaria de un establecimiento en Valencia.

En este sentido, Javier Ordaz, otro quiosquero, comentó que en estas fechas comienza "la pesadilla de los coleccionables" y de los cartones que incluyen. "Llegará un momento en que no cabremos ni nosotros mismos" en la tienda, señaló al respecto.

Quiosqueros y clientes coinciden en señalar que se adquieren, sobre todo, los primeros fascículos de cada colección, que tienen un "precio asequible", pero que pasados dos o tres números, dejan de comprarlos. "Normalmente se compran los dos primeros números, como mucho, y luego la gente se cansa de gastarse dinero, ya que los fascículos cada vez son más caros y todo son trastos", indicó Ordaz, quien comentó que las entregas se hacen "interminables".

Al respecto, Isabel Piquer comentó que además del precio, la extensión de las colecciones es otro de los factores que hace que la gente desista de seguir comprando este tipo de fascículos. "Si fueran colecciones más cortas, de cinco o diez números, la gente las terminaría, pero es que a lo mejor te encuentras con colecciones de 60 ó 100 libros". "Si valen a 9.99 y son cien libros, imagínate lo que sube la colección", añadió.

No obstante, comenta que hay clientes que sí logran terminarlas, aunque son una minoría. Uno de ellos, comenta, comenzó una colección hace dos años "y la va a acabar ahora".

Estos quiosqueros afirman que las colecciones que tienen más aceptación y se venden más son los cursos de inglés, y, "sobre todo", las de libros, que "tienen muchísimo éxito". "Lo que más se venden son los libros, que se venden bastante, pero lo que son maquetas y cosas así que se hacen muy largas, no", agregó Ordaz.

COLECCION DE ROSARIOS.

Este año, además de fascículos de idiomas, relojes antiguos o soldaditos de plomo, lo "más novedoso y curioso", según Ordaz, es una colección de rosarios. "Es el no va más", agregó.

Los ciudadanos no ocultan que suelen comprar sólo los primeros fascículos, cuyo anuncio han visto en televisión, y luego dejan las colecciones, ya que se hacen muy largas y después del segundo número incrementan su precio.

Éste es el caso de Maruja García, que acaba de comprar una colección de abanicos que ha visto en la tele, por 4.95 euros pero que cree que no seguirá "porque luego serán 10 ó 12 euros". "Si continuara a este precio sí seguiría", agregó.

Hay otros motivos para abandonar colecciones. Así, Juan señaló: "hay algunas que son muy interesantes, pero cansan. Para mí son agotadores, por la sencilla razón de que compras uno o dos a un precio razonable y luego se disparan", comentó Juan, quien añadió que los incentivos que dan las editoriales para continuar las colecciones "no son demasiado interesantes".

Este ciudadano indicó que en una ocasión terminó una colección de astronomía y que intentó hacer una de bricolaje. "Me cansé al tercer o cuarto" número "porque me di cuenta de que lo que salía expuesto era difícil de hacer porque no había herramientas", explicó.

Otro ciudadano que reconoce haber dejado colecciones sin terminar es Juan Tomás, quien afirma que ya no suele comprarlas por este motivo. "Más que el dinero, es que al final pierdes el interés", comentó al respecto.

Este hombre indicó que ha hecho colecciones de coches y de barcos y que su mujer comenzó una de abanicos. "Eran más de 50 y al final se quedó con 30", concluyó.

EUROPA PRESS TELEVISIÓN DISPONE DE IMÁGENES DE LOS FASCÍCULOS EN LOS QUIOSCOS, DE DOS QUIOSQUEROS Y DE VARIOS CIUDADANOS. TELÉFONOS DE CONTACTO: 91.345.44.06// 91.359.26.00