30 de noviembre de 2020
22 de octubre de 2020

Las declaraciones del Papa sobre los derechos legales de los homosexuales suscitan dudas sobre su verdadero origen

Las declaraciones del Papa sobre los derechos legales de los homosexuales suscitan dudas sobre su verdadero origen
Commemoration of Covid-19 victims in Rome - EVANDRO INETTI/ZUMA WIRE/DPA

ROMA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las declaraciones del Papa sobre los derechos legales de los homosexuales que fueron difundidas en el documental 'Francesco', que se estrenó este miércoles en el Festival Internacional de Cine de Roma, han suscitado ciertas dudas sobre su origen real al haberse puesto en entredicho que fueran parte de una entrevista en directo concedida al director del film, el ruso Evgeny Afineevsky.

"Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso", defendió el Papa. "Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso", agregó en un fragmento del documental.

Sin embargo, según ha revelado el director de la revista afiliada a los jesuitas 'La Civiltà Cattolica', Antonio Spadaro, en las afirmaciones del pontífice "no hay nada nuevo" porque se trataría en realidad de una entrevista concedida en 2019 a la periodista mexicana, Valentina Alazraki.

"Se trata de una entrevista concedida hace mucho tiempo y ya pasada a la recepción de la prensa", ha referido Sparado en una entrevista con la televisión italiana TV2000, propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

"El director de 'Francesco' une una serie de entrevistas que han sido efectuadas al Papa a lo largo del tiempo dando lugar a una gran síntesis de su pontificado y del valor de sus viajes. Hay varios cortes extraídos de una entrevista a Valentina Alazraki, una periodista mexicana, y en el interior de esta el Papa habla del derecho a la tutela legal de las parejas homosexuales, pero sin incidir en la doctrina", ha manifestado a este respecto.

Efectivamente las imágenes que aparecen en el documental 'Francesco' coinciden tanto en el encuadre como en la habitación donde fueron grabadas con la entrevista concedida a Televisa. No obstante, al comparar la transcripción en español de la entrevista con Alazraki con las palabras que reporta el documental se observa que no coinciden.

Como es habitual en estos casos, las entrevistas de televisión son registradas en su totalidad por el Centro Televisivo del Vaticano (CTV) que es quien cedió en 2019 las imágenes a la televisión mexicana. De momento, Televisa no ha confirmado si en el bruto que le entregó el Vaticano aparecían esas palabras del Papa que ahora han aparecido en el documental de Afinnevsky. La oficina de prensa del Vaticano tampoco se ha pronunciado al respecto.

Por su parte, el director Afinnevsky ha señalado en declaraciones a varios medios que grabó el documental 'Francesco' en 2018 y lo terminó a mitad de 2020, teniendo acceso completo al Papa. Sin embargo, en las imágenes del documental, no se le ve en ningún momento junto al Santo Padre.

En cualquier caso, el Papa no se refiere en ningún momento a que estos acuerdos legales para tutelar a los homosexuales sean equiparados al matrimonio. De hecho, no se trata de un cambio en la doctrina de la Iglesia católica que considera los actos homosexuales, según el Catecismo de la Iglesia Católica como intrínsecamente desordenados (cf. CIC 2357). En este sentido, el Papa habla sobre la gestión civil de parejas que de hecho ya están conviviendo.

En la misma línea se expresaron ayer varios expertos en la Iglesia católica consultados por Europa Press que no apreciaban cambio de criterio en que el Papa defendiera que los homosexuales tengan "derecho" a "tener una familia" porque el catecismo ya dice que no pueden sufrir discriminación; y a tener una "cobertura legal", pues aseguran que la "postura general" de los episcopados es que se puedan "garantizar algunos derechos propios de las uniones civiles", siempre que "no se identifique con el matrimonio".

"El asunto que dice el Papa de las uniones civiles es la postura, si no dogmática y oficial de la Iglesia, sí la postura general de los episcopados: que se puedan garantizar algunos derechos propios de uniones civiles, pero que no se identifique con el matrimonio, es decir, se entiende que haya algunas regulaciones de la convivencia entre personas homosexuales pero no se considere que es matrimonio", explicó en declaraciones a Europa Press el profesor de Teología Dogmática en la Universidad Pontifica de Salamanca Emilio José Justo Domínguez.

Lo que no se acepta, insistió, es que se identifiquen estas uniones civiles de personas homosexuales con el matrimonio pues la Iglesia católica dice que este es el que se da "entre un hombre y una mujer" por "lo que significa la complementariedad sexual y la apertura a la vida". En este sentido, considera que "no cambia nada la postura de la Iglesia".

En esta misma línea, el profesor en la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra Antonio Viana consideró que el Papa está diciendo que los homosexuales "son personas que merecen protección" y que es "posible" que puedan tener "un reconocimiento civil", eso sí, "fuera del matrimonio". "Desde luego el Papa no habla de matrimonio que es lo que la Iglesia no acepta porque tiene un concepto muy concreto de la unión matrimonial, pero que eso lleve consigo una discriminación, eso ya no", puntualizó.

En cuanto al derecho a "tener una familia", Viana subrayó que "no por el hecho de ser homosexual se está fuera de la Iglesia" y que si todas las personas "se desarrollan en una familia, también las homosexuales están llamadas a hacerlo así".

Por su parte, Emilio José Justo Domínguez entiende que el Papa "se refiere claramente a la familia a la que pertenecen las personas homosexuales", es decir, "a que los padres no rechacen ni abandonen a sus hijos, sino que les acojan y acompañen".

En este punto, el profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca tampoco consideró que exista ningún cambio de criterio ya que el Catecismo de la Iglesia Católica precisa que hay "un número apreciable de hombres y mujeres que presentan tendencias homosexuales" y que "se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta".