5 de marzo de 2021
14 de marzo de 2008

Decretan prisión para dos inspectores de la Udyco y libertad con cargos para otros dos

Decretan prisión para dos inspectores de la Udyco y libertad con cargos para otros dos
EP

MARBELLA (MÁLAGA), 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El juez de apoyo del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella (Málaga), Julián Cabrero Pérez, decretó hoy prisión sin fianza para el jefe de la Sección de Crimen Organizado de la Udyco-Costa del Sol, Alfredo M., y para el inspector de la misma unidad en Marbella, Carlos F.; mientras que dejó en libertad con cargos a los otros dos inspectores de la Udyco destinados en Fuengirola, Isaac P., y en la capital, Eusebio V., detenidos todos por la Unidad de Asuntos Internos por presuntas irregularidades en registros domiciliarios.

En primer lugar, el instructor del caso dejó en libertad sin fianza, pero con cargos, a los inspectores Isaac P., al que se le imputa un delito contra los derechos fundamentales --allanamiento de morada--; y a Eusebio V., al que se le achaca presuntamente este mismo delito y otro de malversación, según señalaron desde las defensas. De hecho, la defensa de Isaac P. dijo que "no se le ha retirado el arma y se incorporará el lunes a su puesto". Ambos salieron de las dependencias judiciales sobre las 18.00 horas con la cara tapada.

El abogado defensor de Eusebio V., Javier Arias, indicó que en el interrogatorio se le ha preguntado de un único registro en el municipio de Coín y consideró que esta investigación "se podía haber solucionado citándolo en el juzgado y no teniéndolo tres días en el calabozo". Así, se mostró en contra de las imputaciones, por lo que dijo que se pedirá el sobreseimiento de la causa "porque los hechos no son constitutivos de delito". Ninguno de los dos deberá comparecer en el juzgado.

Asimismo, el juez decretó prisión eludible bajo fianza de 30.000 euros para el médico vinculado a una clínica de Marbella por los delitos de cohecho, falsedad documental e intrusismo; mientras que en lo que respecta a la intérprete, que también fue detenida junto con los policías y el anterior en la misma operación, varias fuentes señalaron que habría quedado en libertad tras prestar declaración ante la Policía, ya que no fue trasladada hoy al juzgado marbellí.

Posteriormente, el juez Cabrero Pérez ordenó prisión sin fianza para el jefe de la Sección de Crimen Organizado de la Udyco-Costa del Sol y para el inspector de la misma unidad en Marbella a los que, según fuentes judiciales, se les imputan los delitos de malversación, contra los derechos fundamentales, omisión del deber de perseguir delitos y cohecho; mientras que a Carlos F. se le achaca también falsedad documental y a Alfredo M., el de tenencia ilícita de armas.

Estas dos resoluciones se produjeron después de que el fiscal que lleva el caso pidiera el ingreso en prisión de estos dos inspectores en la vistilla celebrada para resolver sobre su situación personal, según señalaron a Europa Press otras fuentes judiciales.

Por su parte, el abogado de Alfredo M., Alfredo Herrera, señaló también que a su cliente se le ha preguntado por ese registro de Coín, que tuvo lugar en julio de 2007, al que el detenido llegó posteriormente como jefe de Sección "para coordinar", según dijo. Por tanto, precisó que "no hay ninguna red organizada sino que fue una operación diseñada por el grupo de Marbella", en la que su cliente "ordenó" un apoyo puntual.

En este sentido, se refirió a que "se han dado algunas noticias", de las que no culpó a la prensa, "en las que se habla de una red de extorsión e incluso habla un cargo policial", lo cual consideró "sorprendente", sobre todo por existir secreto de sumario. "Me sorprende que la situación no sea respetada por la propia Policía y que se hagan manifestaciones como que es una banda organizada de extorsionadores, saltándose la presunción de inocencia", apuntó.

Asimismo, se refirió a la posible existencia de grabaciones y a la presunta vinculación del caso con redes de prostitución y entendió que es algo "tremendamente grave y de gran irresponsabilidad" sobre todo por las familias. Así, responsabilizó "a quien ha filtrado esa noticia desde Madrid, porque creo que incluso no ha sido el grupo de Asuntos Internos sino que creo que viene de mucho más alto". Por tanto, añadió que "parece que existen otros intereses", incidió en que "es absolutamente falso" y reiteró que "se le ha hecho mucho daño a mi cliente con esas manifestaciones".

Alfredo M.V. tiene un juicio pendiente en la Sección Segunda de la Audiencia de Málaga por los delitos de revelación de secreto y encubrimiento en relación con un presunto narcotraficante italiano afincado en la localidad malagueña de Benalmádena, caso en el que también están acusados el que fuera responsable máximo de la Udyco-Costa del Sol Valentín Bahut, y otro agente de Cádiz.

La Fiscalía de Málaga solicitó para Alfredo M. en sus conclusiones provisionales, a las que tuvo acceso Europa Press, una pena de 18 meses de prisión y nueve años de inhabilitación por el delito de encubrimiento y otros dos años de inhabilitación, en este caso especial para empleo o cargo público, así como una multa de 15 meses por el de revelación de secretos. En su declaración de hoy se le preguntó por la relación con la intérprete y con el médico, al que dijo no conocer.

Los cuatro inspectores de la Policía Nacional llegaron a las dependencias judiciales marbellíes alrededor de las 07.20 horas, procedentes de la Comisaría de Málaga, donde en días pasados declararon antes los agentes de Asuntos Internos llegados desde Madrid y encargados de la investigación. Las declaraciones de los cuatro ante el juez comenzaron sobre las 11.30 horas.

DESARROLLO DE LA OPERACIÓN

Durante la operación policial, iniciada el pasado martes, se registraron los domicilios y los despachos o mesas de los agentes, así como sus domicilios, interviniendo documentación y ordenadores. Además, también fue registrado un centro de Marbella, donde los agentes se incautaron de abundante documentación, precisaron las fuentes consultadas.

Los agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía desplazados a Málaga para detener a estos cuatro miembros de la Policía Nacional iniciaron su investigación en 2006, a raíz de la información que les facilitó el anterior jefe de los arrestados, el comisario José Antonio Gutiérrez Valenzuela, que se encuentra ya en segunda actividad.

Distintos sindicatos policiales han criticado la forma en la que se ha desarrollado esta operación. Así, el portavoz del Sindicato Profesional de Policía (SPP) en Málaga, Fernando Vivas, denunció el trato "excepcional" que están recibiendo los cuatro policías que permanecieron incomunicados y en los calabozos durante tres días.

De hecho, varios sindicatos policiales exigieron la destitución del director adjunto operativo (DAO), Miguel Angel Fernández Chico, por su actuación en la operación. Los sindicatos tacharon a Fernández Chico de "maltratador" de policías, le acusaron de "mentir" y de no haber respetado la presunción de inocencia para sus compañeros por unas declaraciones en los medios.