19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 1 de julio de 2014

    El descenso de jesuitas y el buen servicio apostólico motivan la creación de una sola provincia de la Compañía en España

    MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Padre General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, ha explicado que una de las razones para la unificiación en España de las provincias jesuitas en una sola --que se hizo efectiva hace una semana-- es el descenso del número de jesuitas aunque ha precisado que el motivo principal es mantener la calidad del servicio apostólico que la Compañía ofrece a la gente.

    "Sería mentiroso si dijera que no ha influido. Es evidente que la cuestión de número nos ha hecho pensar, porque afecta inmediatamente al apostolado, nuestras instituciones, el gobierno de la Compañía, la misma formación. Nos estamos dando cuenta de que a medida que las provincias tienen menos gente, hay menos posibilidad de mantener un servicio de calidad", ha precisado Nicolás en una entrevista difundida por la Compañía de Jesús en España.

    En esta reducción del número ha influido, según ha precisado, el hecho de que la natalidad "ha bajado muchísimo en países que tradicionalmente han dado muchas vocaciones". "Es difícil que la familia fomente vocaciones cuando tiene dos hijos en vez de cinco como antes", ha puntualizado.

    Sobre aquello que el Papa Francisco quiere de la Compañía de Jesús, Nicolás ha indicado que quiere lo mismo que Benedicto XVI, "intensidad en el estudio, profundidad en el pensamiento y espiritualidad", además de "contacto con la gente y servicio a los pobres". En cualquier caso, el padre general considera que su función es no irse por "lo periodístico, por lo inmediato" sino "estudiar las cosas a fondo y tratar de responder a lo que la Iglesia necesita ahora".

    Según ha señalado, tanto Francisco como él evitan encontrarse con una frecuencia "demasiado visible" para que no haya una "especulación sobre la relación del Papa con la Compañía, que no haría bien a ninguno". Por ello, el padre Nicolás intenta tratar asuntos con él a través de "otras fuentes" pues es "un hombre muy abierto a todos los canales, oficiales y no oficiales".

    FRANCISCO "ES SINCERO Y TRANSPARENTE"

    En este sentido, ha asegurado que es una persona "muy accesible y dialogante" a la que le gusta "que se le digan las cosas". De hecho, según ha recodado, el Papa ha alabado delante de él a su secretario "porque cuando no está de acuerdo se lo dice". "Él es muy sincero. No hay nada oculto, es un hombre transparente", ha afirmado.

    Los jesuitas, según ha apuntado están en las "fronteras", algo que, a su juicio, atrae a muchos laicos. Precisamente, ha defendido el papel de los laicos en puestos de responsabilidad pues considera "normal que en una institución se busque al mejor, y el mejor puede ser jesuita o no, puede ser un laico o una laica". Así, aunque ha admitido que podría ser "un peligro" que la orden sea más una prestadora de servicios sociales, ha afirmado que en estos momentos hay "un interés enorme por mantener la identidad de sus obras".

    En 2016 la Compañía de Jesús celebrará una Congregación General en la que se elegirá un nuevo General. "Creo que los 80 años es una buena fecha para pensar en el relevo porque después de los 80 ya no hay ninguna garantía ni médica ni psicológica ni del sistema nervioso para que la mente funcione bien, y ciertamente no puedo someter a la Compañía a años de decadencia personal", ha explicado Nicolás. Los cambios, según ha apostillado, no se dan "porque algo no funcione, sino por ir ajustándose a las necesidades nuevas y a los tiempos nuevos".

    En la actualidad, hay 16.986 jesuitas en todo el mundo --12.107 sacerdotes, 1.331 hermanos, 2.842 jesuitas que se preparan para ser sacerdotes y 706 novicios--. Concretamente, la Provincia de España de la Compañía de Jesús la forman 1.160 jesuitas.