21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 26 de julio de 2009

    Se entrega en Zaragoza el asesino de la niña de 12 años apuñalada ayer en Vallecas

    MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El presunto asesino de la niña María Mercedes, de 12 años y de nacionalidad dominicana apuñadada el sábado en su domicilio de Puente de Vallecas, se ha entregado voluntariamente a primera hora de esta mañana en una comisaría de Zaragoza, declarándose autor del homicidio, informaron a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

    El hombre se presentó este domingo por la mañana en la comisaría del distrito de Delicias de Zaragoza, situada en el número 50 de la Avenida de Valencia, donde se ha declarado autor del homicidio ocurrido el sábado en Puente de Vallecas. A continuación, los policías comprobaron en las bases de datos que el individuo presentaba una orden de búsqueda y captura como autor del homicidio de la niña dominicana.

    Tras ponerse en contacto con la Brigada de Policía Judicial de Madrid para informar de que se encontraba allí, el asesino fue trasladado a la Jefatura Superior de Policía de Zaragoza, donde se encuentra a la espera de que se le practiquen el resto de diligencias policiales.

    Al tratarse de un crimen a una menor y debido al secreto de las actuaciones por parte del juzgado que instruye el caso, no se facilitarán más datos del homicida.

    La pequeña fue hallada muerta auer en torno a las 8.45 horas en su domicilio, por varias heridas de arma blanca, una de ellas asestada en el corazón.

    Cuando los servicios del SAMUR llegaron al lugar de los hechos, la niña se encontraba en parada cardiorespiratoria y aunque intentaron reanimarla durante 30 minutos, no pudieron hacer nada por su vida. La niña presentaba también dos heridas defensivas en la muñeca izquierda.

    El asesino se dio a la fuga y estaba siendo buscado por los servicios policiales. María Mercedes, se encontraba sola en su domicilio al ocurrir los hechos. Los vecinos cercanos fueron alertados en torno a las 8.45 horas por los gritos de la joven "pidiendo auxilio", y poco más tarde, uno de los vecinos vio "salir a un hombre corriendo" calle arriba, aunque no pudo identificar quién era.

    Al acercarse al portal, una de las vecinas vio a la joven ensangrentada en el suelo. Poco después del apuñalamiento, llegó al lugar de los hechos la madre de la menor, que en el momento de los hechos estaba en su trabajo, en una residencia de ancianos, y sufrió un ataque de ansiedad por el que tuvo que ser atendida.