15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 25 de julio de 2010

    Espinosa: "El tema de chiringuitos está prácticamente solucionado"

    Espinosa: "El tema de chiringuitos está prácticamente solucionado"
    EP

    MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, asegura que el problema con los establecimientos de playa, más conocidos como chiringuitos, está "a fecha de hoy, prácticamente solucionado" y sólo quedan aspectos pendientes en Valencia, por lo que pide a la corporación municipal que "mire al resto de España y vea".

    En entrevista a Europa Press, explica que el concepto chiringuito abarca varias actividades, que van desde el quiosco de prensa hasta servicios de restauración, incluso de reparto de tumbonas. Con todo, el año pasado eran más de 13.800 autorizaciones en toda España.

    "Teníamos un escenario muy diverso", desde aquellos que carecían de permiso o superaban los metros cuadrados permitidos por la ley, hasta los que tenían concesiones caducadas. "Por eso, yo decía que había que estudiar caso por caso, porque cada instalación tenía una problemática diferente y había que darle un tratamiento diferente", añade. Así, cita entre las zonas donde se plantea el "problema" al Levante y Andalucía, con instalaciones vinculadas a hostelería.

    "A fecha de hoy, esta prácticamente todo solucionado o en vías de solución, excepto unos temas muy concretos de la provincia de Valencia, donde habíamos llegado incluso a acuerdos con los propietarios de las instalaciones y tuvimos dificultades con el ayuntamiento para que después les dieran la licencia de obra correspondiente a lo que aquí se había pactado", asevera. En este sentido detalla que son 380 "en números redondos" las instalaciones totales en Valencia y "son ocho las que tienen problemas".

    "Por lo tanto, yo quiero afirmar con rotundidad que no hay problemas con los denominados chiringuitos, que los temas que quedan son absolutamente excepcionales y que seguiremos dedicándole todo el esfuerzo posible para solucionarlo lo mas rápido posible y que no vuelva a generar ningún tipo de duda a nadie ni a la actividad empresarial ni, por supuesto, al ciudadano. Somos conscientes de que se puede convivir, cumplir la ley y vivir en completa armonía", hace hincapié.

    "NO ME VENDO POR UNOS GRANOS DE ARROZ"

    En este punto, constata que sin la colaboración del Ayuntamiento de Valencia no se puede llegar a un acuerdo y deja constancia de querer mantener el diálogo: "Nos hemos comprometido a seguir hablando con ellos, hasta que se encuentre un acuerdo".

    "Necesitamos también que el Ayuntamiento de Valencia mire para el resto de España y vea. Esto es como --disculpe la anécdota-- el que va conduciendo en sentido contrario. Pues que mire para él que es el que lo va haciendo mal y no para el resto de la ciudadanía, que va cumpliendo la ley y circulando con normalidad", arremete.

    Y preguntada por la invitación de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a comer paella en los chiringuitos de la ciudad para que "vea la barbaridad que va a hacer" en las playas si decide mantener la resolución de que los restaurantes no superen los 150 metros cuadrados, la ministra responde que hubiera sido más fácil de arreglar en los "cientos y cientos" de reuniones que se han tenido y apostilla: "Yo desde luego no me vendo por unos granos de arroz, aunque me guste".

    LA CRISIS EN LA CABEZA DE ZAPATERO

    Preguntada por el estado de ánimo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la ministra asegura que éste se encuentra "con muchísima fuerza" para acabar la Legislatura y dice que "se ha olvidado de lo que pueden ser temas personales y políticos" porque, "por encima de cualquier cosa, están todos los ciudadanos de este país".

    "No veo a Zapatero en absoluto cansado, sino con muchísima fuerza y así se comprobó en el Debate sobre el estado de la Nación", indica la ministra, para añadir que el presidente "tiene en la cabeza sacar a España de la situación económica que atraviesa desde hace meses".

    En cuanto a una posible remodelación del Gobierno, Espinosa no quiere opinar y alega que esa tarea "corresponde al presidente". No obstante, sobre su departamento, dice que unir medio ambiente, medio rural y marino en un ministerio responde a una idea política "correcta", ligada a la "sostenibilidad".

    "Estamos siendo un ejemplo para otros estados miembros de la Unión Europea", presume. "Al inicio de la Legislatura éramos los únicos y ahora hay muchos que lo están haciendo y otros que lo están intentando", apostilla.