23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 12 de diciembre de 2018

    La expedición del trineo de viento llega al hielo de la Antártida con temperaturas de -6ºC, sol y sin viento

    La expedición del trineo de viento llega al hielo de la Antártida con temperaturas de -6ºC, sol y sin viento
    TRINEO DE VIENTO

    MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La expedición 'Antártida inextplorada' ha llegado a la Antártida con 'peor' tiempo del previsto, ya que hay sol, temperaturas más altas de lo normal, de unos -6 grados centígrados y sin apenas viento, algo necesario para poder propulsar el eco-trineo con el que realizarán la travesía.

    Se trata de la primera expedición científica del mundo libre de emisiones y realizada en un trineo de viento. Los expedicionarios acaban de aterrizar en el hielo y preparan ya su travesía de 2.000 kilómetros cerca de la base científica rusa de Novolazárevskaya, a cuyo aeródromo había llegado el pasado sábado desde Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

    En estos días, los científicos han recogido las primeras señales de la Agencia Espacial Europea tiene de la constelación completa Galileo en la Antártida.

    El jefe de la expedición, Ramón Larramendi, el biólogo Ignacio Oficialdegui y el técnico y guía polar Hilo Moreno han sido depositados este martes por una avión Vessler en el 'plateu' del desierto de hielo antártico, a unos 180 kilómetros de la base rusa, con todo su equipamiento.

    En total, han descargado el trineo de viento desmontado, junto a unos 200 kilos en materiales científicos para los diferentes proyectos que desarrollaran, así como comida suficiente para permanecer unos 80 días, aunque tienen previsto permanecer entre 50 y 55 jornadas, las que estiman suficientes para terminar con éxito su plan de recorrer 2.000 kilómetros.

    La expedición, patrocinada por la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y la agencia Tierras Polares, ya ha marcado un primer hito científico, al recoger las primera señales de la constelación completa de satélites Galileo, el sistema de posicionamiento europeo, para la Agencia Espacial Europea (ESA), que colabora en esta pionera travesía científica 'cero emisiones'.

    Los miembros de la expedición lograron detectar desde el aeródromo de Novolazárevskaya un total de 16 de los 26 satélites que la ESA tiene en órbita desde el pasado mes de julio.

    Hasta ahora no se había podido probar su funcionamiento en la Antártida. Este es uno de los trabajos científicos que tienen encomendados los expediciorios. Asimismo, con los dispositivos de ESA y GMV localizaron satélites otros sistemas de posicionamiento (el norteamericano GPS, el ruso GLONASS, etcétera).

    Ahora los cuatro científicos montarán el vehículo polar e iniciarán la travesía cuando las condiciones de viento sean propicias y empezarán a recoger muestras para los otros diez proyectos de investigación que participan en 'Antártida inexplorada' 2018-19.

    Entre otros, recogerán muestras de aire polar para investigadores del proyecto MicroAirPolar de la Universidad Autónoma de Madrid, datos meteorológicos para la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y realizarán perforaciones en el hielo de entre cuatro y seis metros de profundidad para el estudio del cambio climático, un proyecto del Instituto de Cambio Climático de la Universidad de Maine (EEUU).

    Durante las próximas semanas recorrerán 2.000 kilómetros, hasta ascender hasta el Domo Fuji, la segunda altura más alta del interior de la Antártida, a 3.810 metros de altitud, donde se ubica una base japonesa.

    Así, los expedicionarios deberán ascender unos 700 metros de desnivel con la única fuerza del viento y arrastrando cerca de dos toneladas de peso.

    Igualmente, prevén pasar por la base científica norteamericana Plateau, desde la que regresarán al punto de partida hacia mediados de febrero.

    El creador del Trineo de Viento, Ramón Larramendi, ha manifestado vía satélite que cuando han llegado a la costa de la Antártida las temperaturas eran de 6 grados bajo cero, mucho sol y muy buen tiempo. "No es una buena noticia para nosotros, que necesitamos viento para movernos", ha lamentado.

    En la expedición, cada día deberán informar a la base rusa de su posición exacta y su estado, como medida de seguridad. Si no hubiera contacto en 48 horas se pondría en marcha un dispositivo de rescate.

    Durante su estancia previa en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), los miembros de Antártida Inexplorada 2018-2018 los exploradores han compartido su proyecto con miembre de bases polares que mostraron su interés en el eco-vehículo polar Trineo de Viento como una opción para hacer 'ciencia cero emisiones' en el frágil ambiente antártico.

    Para leer más