2 de junio de 2020
2 de abril de 2008

Ingenieros de Caminos de Murcia critican que debate del agua quede en luchas políticas y piden primar el aspecto técnico

Lamentan "la pérdida de identidad de organismos de cuenca, relegados ante la presión de las comunidades que reclaman su fragmentación"

MURCIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Demarcación del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Región de Murcia denunció hoy públicamente, en un comunicado, que "el debate en torno al agua esté quedando anclado en luchas políticas y jurídicas en las que han crecido los sentimientos de patrimonialización territorial". Es por ello por lo que estimaron que "en el debate del agua, los aspectos técnico-científicos deben tomar un mayor protagonismo en detrimento de las consideraciones meramente políticas".

Así, los ingenieros alertaron del "peligroso retroceso que se vive en el país en la gestión integrada del agua por cuencas hidrográficas", requisito, precisaron, "indispensable para alcanzar un desarrollo sostenible y una cohesión social y territorial solidarias".

Y es que, a su juicio, "en este contexto se asiste a diario a la pérdida de identidad de los organismos de cuenca, cada vez más relegados ante la presión de las comunidades que reclaman su fragmentación para atraer para sí la legislación, gestión y administración del agua en todo su ámbito territorial por encima de la unidad de cuenca".

De este modo, pusieron de manifiesto que "se ha puesto en evidencia el gran error que supone una moratoria en la construcción de obras hidráulicas, además de la lamentable falta de regulación hidráulica en la cuenca del Ebro, la La ausencia de conexiones intercuencas en el Sistema Hidráulico Nacional, y la innecesaria minusvaloración de las demandas de recursos hídricos justificada por una distorsionada defensa ambiental".

Igualmente, criticaron la "impropia planificación de la explotación de los acuíferos". "La sobreexplotación de acuíferos, como método para resolver la sequía, constituye uno de los más graves problemas del medio ambiente", subrayaron los ingenieros, quienes advirtieron que ello "está afectando, además, a la disponibilidad de recursos superficiales, lo que supone un gran impacto negativo sobre la naturaleza".

Al hilo, reprobaron "las medidas de gestión de demanda como ahorro, reutilización, organización de regadíos que siendo necesarias, no resultan suficientes; y que la desalación es un método eficaz para abastecer poblaciones de la costa pero como complemento de otras fuentes, no pudiéndose plantear sin un estudio energético de carácter nacional y siendo viable sin una política de subvenciones contraria al principio de recuperación de costes, como obliga la Directiva Marco del Agua".

Por último, recordaron "el gran error de la derogación del trasvase del Ebro, porque durante los últimos cuatro años ha arrojado al mar 36.000 hm3, tres veces el volumen ecológico necesario para el mantenimiento del Delta", y comentaron que "los bancos de agua son ineficaces sin un programa de interconexión de cuencas".